Traductor

miércoles, 5 de marzo de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo I de Cuaresma - Ciclo A

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Mateo 4, 1-11

En aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo.
Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin sintió hambre.
El tentador se le acercó y le dijo:
-«Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.»
Pero él le contestó, diciendo:
-«Está escrito: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios."»
Entonces el diablo lo lleva a la ciudad santa, lo pone en el alero del templo y le dice:
-«Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: «Encargará a los ángeles que cuiden de ti, y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras."»
Jesús le dijo:
-«También está escrito: "No tentarás al Señor, tu Dios."»
Después el diablo lo lleva a una montaña altísima y, mostrándole los reinos del mundo y su gloria, le dijo:
-«Todo esto te daré, si te postras y me adoras.»
Entonces le dijo Jesús:
-«Vete, Satanás, porque está escrito: "Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto."»
Entonces lo dejó el diablo, y se acercaron los ángeles y le servían.

Entrevista



Evy
Como periodista, encuentro extraordinario este relato de las Tentaciones. Se describen las tentaciones que todo ser humano experimenta cuando decide humanizarse construyendo humanidad. El relato dice que tú las superaste. ¡Enhorabuena! Pero hay un punto que me sorprende: ¡quién te empuja hacia estas tentaciones es el propio Espíritu Santo! Uno esperaría que el Espíritu le impulse, no hacia el desierto solitario para ser tentado, sino hacia las multitudes, para sacarlas de la lamentable situación en que se encuentran precisamente por no haber superado estas tentaciones (La magia, la religión y el poder).
Fid'ho
No puedo ir hacia la multitud porque yo pertenezco a la multitud. Soy carne de su carne y hueso de sus huesos. Y es esta solidaridad total y absoluta con la multitud humana lo que abre el cielo y permite escuchar la voz que resuena constantemente, y para todos: "Tú eres mi hijo, el amado, mi predilecto".
Y debo decirte que, de entrada, estas palabras generan un gran desgarro interior porque, por un lado vives las necesidades de la multitud, pero por otro sientes dentro de ti la fuerza creadora de Dios invitando a todos los humanos a la Plenitud.
Evy
Como multitud, te sumerges en el agua (bautismo), pero sales enseguida. ¿Es porque la solidaridad impulsa a superar la sumersión? ¿Es una llamada al liderazgo?
Fid'ho
Hay que salir de inmediato del agua, pero sales empapado de multitud. Es una experiencia de una gran soledad; de desierto total. Te sientes líder, pero desde dentro. Como un rebrote que nace de una cepa casi muerta.
Y piensas: "Si soy hijo de Dios, puedo ayudar a la multitud, y debo hacerlo. ¡Tengo en mí la plenitud del Espíritu creador! Saciaré toda su hambre: el hambre de ser, el hambre de emerger, el hambre de escuchar la voz que yo escuché!"
Evy
¿Es la 1ª Tentación, verdad?
¿Qué te permite no caer en ella?
Fid'ho
Que la multitud no puede ser salvada desde arriba sino desde dentro; desde ella misma. No puede ser salvada por un hijo de Dios sino sólo por un hijo del hombre. Como una levadura que va transformando la masa.
Evy
Y aquí surge enseguida la 2ª Tentación: hacerse aceptar por la multitud haciendo algún prodigio. ¡Que todo el mundo vea que, a pesar de ser un hombre como todos, eres el Elegido de Dios!
Fid'ho
No sabes cuan difícil resulta trabajar en la obra de Dios, y que no te divinicen. Sentir la plenitud del Espíritu, y no utilizarlo para autolegitimarme sino dejarme llevar por el Espíritu para que active las capacidades que Dios ha puesto en cada uno de los humanos.
¿Sabes una cosa, Evy?: La multitud está más dispuesta a creer en líderes que a creer en Dios presente en cada hombre. Es un tormento terrible rechazar el liderazgo cuando todo el mundo te lo pide. Y saber que serás condenado como traidor a Dios y al pueblo por no haberlo asumido.
Evy
¡Un tormento que te sitúa ante la 3ª Tentación! ¿No es cierto?
Fid'ho
Sí. Es verdad. ¡Es tan cansado, resistir a la multitud! Al final, tienes ganas de decir: "¿Queréis un rey? Pues, vamos: aquí estoy. ¡Soy vuestro rey!". Y te das cuenta de que no aceptando serles rey, acabarán proclamando rey a su propio verdugo. ¡Cómo resuena continuamente en mi aquel grito trágico: No este, sino a Barrabás!
¿Sabes una cosa, Evy? "Bar–abbas" significa literalmente "hijo del padre". Y, sin embargo, el camino, el único camino, sigue siendo el hijo del hombre.
Evy
A pesar de ser tan difícil, tú superaste las tres tentaciones.
Fid'ho
Soy el hijo del Hombre, y, mientras dure el camino, estas tres tentaciones subsisten en el caminar de cada ser humano.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)