Traductor

martes, 11 de marzo de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo II de Cuaresma - Ciclo A

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Mateo 17, 1-9

En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta.
Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz.
Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él.
Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús:
-«Señor, ¡qué bien se está aquí! Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»
Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía:
-«Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.»
Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto.
Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo:
-«Levantaos, no temáis.»
Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo.
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó:
«No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»


Entrevista




Evy
Perdona, Fid'ho: pero, leyendo este extraño relato, me ha sorprendido mucho tu exhibicionismo. No lo entiendo. No va contigo.
Fid'ho
¿Es exhibicionista, la Luna, porque refleja la luz del Sol? Yo soy el Hijo del Hombre, y en esta escena exhibo a lo que está llamada la Humanidad. No es exhibicionismo sino exhibición. ¡No te empeñes en volar bajo cuando estás llamado a participar de la propia vida de Dios! Dios es luz, y todos estamos llamados a recibir, disfrutar y reflejar su luz.
Evy
Si es así, ¿por qué sólo ante tres discípulos?
Fid'ho
¡Necesitaban clases particulares! Estos tres discípulos representan a tantos humanos que, deslumbrados con la falsa luz del Poder, son incapaces de entender la calidad de mi luz. Y tuve que mandarles que no hablaran a nadie de esta experiencia hasta después de que yo hubiera pasado por mi muerte resurrecciosa, que es mi auténtica exhibición, y ante todo el mundo.
Evy
¿Y, qué pintan aquí Moisés y Elías?
Fid'ho
Sirven de contrapunto a la hora de escuchar la voz del Padre que dice: "Este es mi Hijo (refiriéndose a mí), el amado, mi predilecto, escuchadle". Los tres discípulos eran de los que venían conmigo, pero escuchaban mi voz filtrada por sus ideas preconcebidas sobre Moisés y Elías. Estas ideas preconcebidas les impedían entender correctamente mi exhibición.
Evy
Siempre te he oír decir que, en ti, se cumple todo lo que había sido anunciado por los profetas de Israel. Por lo tanto: es lógico entender tu misión como una continuación de la misión de Moisés y Elías.
Fid'ho
Es tal como dices. Pero eso no significa que no haya una diferencia cualitativa entre su misión y la mía.
Evy
¿Qué diferencia?
Fid'ho
¡Evy! ¡¿Tú tampoco lo entiendes aún?! ¿No has experimentado en tu propia vida, y en la vida de tus hijos, que, cuando somos pequeños, necesitamos leyes y normas que nos ayuden a crecer correctamente, pero que, cuando ya somos adultos, vivimos una situación totalmente diferente que excluye todo lo que es propio de la infancia?
Evy
Perdona. Es cierto: todo esto ya me lo has dicho otras veces, ¡pero no lo acabo de incorporar a mi cerebro! A veces imagino una mariposa explicando a una oruga que, pasando por una transformación, será capaz de volar. Estoy seguro de que la pobre oruga se marearía sólo de imaginarse lo que le cuenta la mariposa ... ¡Creo que soy todavía muy "oruga"!
Fid'ho
Conozco estos tus temores por propia experiencia, y también conozco la tentación de quedarse a medio camino. Ahora que ya soy mariposa, me dedico a mantener la esperanza de tantas y tantas orugas poco esperanzadas.
Evy
Y yo que te lo agradezco, ¡aunque a menudo me cueste entenderte!

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)