Traductor

miércoles, 19 de marzo de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo III de Cuaresma - Ciclo A

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Juan 4, 5-42

En aquel tiempo, llegó Jesús a un pueblo de Samaria llamado Sicar, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José; allí estaba el manantial de Jacob.
Jesús, cansado del camino, estaba allí sentado junto al manantial. Era alrededor del mediodía.
Llega una mujer de Samaria a sacar agua, y Jesús le dice:
-«Dame de beber.»
Sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida.
La samaritana le dice:
-«¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana? »
Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.
Jesús le contestó:
-«Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú, y él te daría agua viva.»
La mujer le dice:
-«Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas el agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?»
Jesús le contestó:
-«El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed: el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna.»
La mujer le dice:
-«Señor, dame esa agua: así no tendré más sed, ni tendré que venir aquí a sacarla.»
Él le dice:
-«Anda, llama a tu marido y vuelve.»
La mujer le contesta:
-«No tengo marido.»
Jesús le dice:
-«Tienes razón, que no tienes marido: has tenido ya cinco, y el de ahora no es tu marido. En eso has dicho la verdad.»
La mujer le dice:
-«Señor, veo que tú eres un profeta. Nuestros padres dieron culto en este monte, y vosotros decís que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén.»
Jesús le dice:
-«Créeme, mujer: se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén daréis culto al Padre. Vosotros dais culto a uno que no conocéis; nosotros adoramos a uno que conocemos, porque la salvación viene de los judíos.
Pero se acerca la hora, ya está aquí, en que los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque el Padre desea que le den culto así. Dios es espíritu, y los que le dan culto deben hacerlo en espíritu y verdad.»
La mujer le dice:
-«Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, él nos lo dirá todo. »
Jesús le dice:
-«Soy yo, el que habla contigo.»
En esto llegaron sus discípulos y se extrañaban de que estuviera hablando con una mujer, aunque ninguno le dijo: «¿Qué le preguntas o de qué le hablas?»
La mujer entonces dejó su cántaro, se fue al pueblo y dijo a la gente:
-«Venid a ver un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho; ¿será éste el Mesías?»
Salieron del pueblo y se pusieron en camino adonde estaba él.
Mientras tanto sus discípulos le insistían:
-«Maestro, come.»
Él les dijo:
-«Yo tengo por comida un alimento que vosotros no conocéis.»
Los discípulos comentaban entre ellos:
-«¿Le habrá traído alguien de comer?»
Jesús les dice:
-«Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a término su obra.
¿No decís vosotros que faltan todavía cuatro meses para la cosecha? Yo os digo esto: Levantad los ojos y contemplad los campos, que están ya dorados para la siega; el segador ya está recibiendo salario y almacenando fruto para la vida eterna: y así, se alegran lo mismo sembrador y segador. Con todo, tiene razón el proverbio: Uno siembra y otro siega. Yo os envié a segar lo que no habéis sudado. Otros sudaron, y vosotros recogéis el fruto de sus sudores.»
En aquel pueblo muchos samaritanos creyeron en él por el testimonio que había dado la mujer: «Me ha dicho todo lo que he hecho.»
Así, cuando llegaron a verlo los samaritanos, le rogaban que se quedara con ellos. Y se quedó allí dos días. Todavía creyeron muchos más por su predicación, y decían a la mujer:
-«Ya no creemos por lo que tú dices; nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es de verdad el Salvador del mundo.»

Entrevista




Evy
Literariamente hablando, este relato me parece extraordinario. Me voy dando cuenta de que lo realmente importante no es tanto lo que dices sino lo que eres. Voy descubriendo que tú mismo, el Hijo del Hombre, eres el mensaje. En este relato, la Samaritana es el magnífico y simpático contrapunto que pone de relieve lo que tú eres. ¡Pero aquí está precisamente mi problema! ¿Quién eres? ¿Qué significado tiene tu existencia para los humanos? Yo te sitúo en el ámbito religioso; pero parece que tú vas contra cosas muy propias de la religión, como son los templos. ¿Cómo puede ser que declares superada toda forma de templo? ¿Los templos son una equivocación?
Fid'ho
Ser pequeño no es ninguna equivocación, pero sería un grave error no crecer. Es necesario hacerse adulto. Ser adulto comporta superar todo aquello que es propio de la infancia. Es cierto: nacemos pequeños y dependiendo totalmente de nuestros padres, pero pronto sentimos la necesidad de afirmar nuestro YO. Afirmar nuestro YO genera una creciente soledad porque nos damos cuenta de que "¡sólo yo soy yo!". La reacción espontánea a esa soledad es buscar vínculos; establecer vínculos que, sin negar la independencia deseada, permitan sentirse conectado.
Evy
Supongo que la "religión" debe situarse en el marco de esta necesidad de conectarse o "religarse". Por ello, para muchos, ¡los templos son una necesidad!
Fid'ho
Pueden ser una necesidad del hombre infantil. Pero el hombre, además de necesidades tiene también capacidades. El desarrollo de las capacidades le permite irse liberando de las necesidades.
Evy
No; no lo acabo de entender. Porque si alguien se liberara (¡suponiendo que fuera posible!) de la necesidad de tener vínculos ("religión"), ¿cómo se relacionaría con los demás? Sin lazos con los demás, ¡caería en la más absoluta soledad!
Fid'ho
¿Los lazos que vuestros hijos tienen con vosotros, sus padres, son iguales ahora que ya son mayores que cuando eran pequeños?
Evy
… Creo que comienzo a entender …
Ahora que son mayores, los vínculos entre ellos y nosotros ya no nacen de sus necesidades sino de su libertad. ¡Son lazos muy diferentes! Más que "lazos", ¡son espacios de libertad creativa! ¿Es esto lo que quiere indicar la Samaritana cuando va a encontrar a la gente de su pueblo para decirles: Venid a ver un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será el Mesías?
Fid'ho
En todo este relato, las palabras–clave son "mujer" y "hombre".
Evy
¿La Samaritana representa a la mujer adulta, liberada de todos los "maridos" que la mantenían inferior o pequeña? ¿De quién hablas cuando le dices que el hombre que ahora tiene no es su "marido"? ¿Estás hablando de ti mismo como hijo del hombre?
Fid'ho
El antiguo lenguaje matrimonial expresaba imperfectamente la relación entre Dios y el Pueblo elegido. La relación madura entre Dios y la Humanidad se expresa mejor con el lenguaje Padre–Hijo heredero. Es lo que quiere sugerir la expresión los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque el Padre desea que le den culto así.”
Evy
Deduzco de ello que la relación Padre/Madre – hijos/as lleva directamente a la práctica de la fraternidad, y no a culto religioso en templos!

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)