Traductor

lunes, 10 de marzo de 2014

REFLEXIONES DOMINICALES. DOMINGO II DE CUARESMA. CICLO A.

Domingo II de Cuaresma
Ciclo A
Por cerezo Barredo
http://servicioskoinonia.org/cerezo/
PROYECTO DE HOMILÍA. 

NOTA:
El relato de la Transfiguración es leído cada segundo domingo de Cuaresma en la versión del evangelista que toca. Como estamos en el Año A, corresponde la versión de Mateo. Pero las tres versiones, en este caso, son tan parecidas que el lenguaje es más o menos el mismo. Así pues, se puede leer también los comentarios que ya hice para Marcos, Año B , y para Lucas, Año C .
Aquí sólo haré una reflexión añadida.
Parece claro que, en la intención de los tres Evangelios Sinópticos, la Transfiguración es una escenificación avanzada del estallido de la Resurrección. Lo sugiere claramente la indicación hecha a los discípulos de que "no dijeran nada a nadie de la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos. Hay una cierta relación de continuidad entre la escena de la transfiguración y la de la aparición del Resucitado a los discípulos (Mateo 28,16 ss). Las dos escenas tienen lugar en la montaña. En la transfiguración los discípulos se postran de frente en el suelo; en la aparición, le adoran. En la transfiguración se dice a los discípulos que escuchen a Jesús, en la aparición se les dice que enseñen a todos el mensaje escuchado. En la transfiguración Jesús se acerca a los discípulos, en la aparición Jesús dice que estará con ellos hasta el fin del mundo.
En el relato de la transfiguración se evoca también, ya al comienzo, la creación del Hombre con la expresión "Pasados seis días" (que el Misal no recoge). El "día sexto" hace referencia a la Creación del Hombre según el relato del Génesis (Génesis 1, 26). Así pues, la transfiguración de Jesús debe entenderse también como una previsualización de la resurrección y transfiguración del Hombre.
Esto también se insinúa en la forma en que es descrito Jesús transfigurado: se hace distinción entre la cabeza, resplandeciente como el sol, y los vestidos (el cuerpo), blancos como la luz. Seguramente se quiere indicar lo mismo que dice San Pablo: Cristo es la cabeza del cuerpo, que es la Iglesia (Colosenses 1,18). Aquí "Iglesia" significa la comunidad de todos los humanos que no han decidido separarse colocándose por encima o al margen de los hermanos.
MENSAJE. 
Si lo que acabo de decir es correcto, la transfiguración no es sólo una previsualización de Jesús resucitado sino también del Hombre convertido plenamente en imagen de Dios. Así lo sugiere también la reacción, aparentemente tan inoportuna, de Pedro cuando dice: "¡Señor, qué bien se está aquí!".
La transfiguración de Jesús previsualiza la transfiguración de la Humanidad; una situación en la que nos sentiremos muy bien.
RESPUESTA. 
Pedro propone construir tres cabañas para instalarse allí arriba. Quizás sea una buena propuesta, pero es precipitada. La voz que viene de la nube le interrumpe cuando aún no había terminado de decir esto. Antes de actuar, hay que escuchar, escuchar a Jesús que ha comenzado el camino hacia Jerusalén. "Desde entonces comenzó Jesús a explicar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y que sufriera mucho de parte de los ancianos, los principales sacerdotes y los escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día" (Mateo 16, 21).
Con ocasión de la dedicación del templo de la Sagrada Familia de Barcelona, un compañero comentaba: "Tenemos una liturgia de Tabor" (El Tabor es la montaña de Galilea que la tradición ha unido a la Transfiguración porque ofrece una panorámica espectacular).
Una liturgia de Tabor puede tener sentido en ocasiones y ambientes muy especiales. Pero lo habitual debe ser una liturgia de Camino. La dedicación del templo de la Sagrada Familia quizás fue una liturgia de Tabor para algunos, pero para una gran mayoría debió ser un espectáculo incomprensible, y casi escandaloso. ¿Preveía, Jesús, situaciones de esta clase cuando, bajando de la montaña, "les ordenó que no dijeran nada a nadie de la visión hasta que el Hijo del hombre hubiera resucitado de entre los muertos"?

PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. ¿Cómo se hace una liturgia de Camino? ¿Con qué símbolos? ¿En qué espacios? ¿Qué lenguaje sería adecuado? ¿Con qué participantes? ¿Podría ser uniforme?
  2. La experiencia de la transfiguración fue "reservada" a tres discípulos especialmente duros a la hora de entender y aceptar el camino de Jesús. Para ellos resultó una experiencia espantosa. "Al oírlo, los discípulos, asustados, cayeron de frente al suelo". ¿Qué debió ser aquello que tanto les asustó? ¿Por qué sólo estos tres? ¿A quién representan?
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)