Traductor

martes, 29 de abril de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo III de Pascua - Ciclo A

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Lucas 24, 13-35

Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a una aldea llamada Emaús, distante unas dos leguas de Jerusalén; iban comentando todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo.
Él les dijo:
-«¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?»
Ellos se detuvieron preocupados. Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le replicó:
-«¿Eres tú el único forastero en Jerusalén, que no sabes lo que ha pasado allí estos días?»
El les preguntó:
-«¿Qué?»
Ellos le contestaron:
-«Lo de Jesús, el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves: hace dos días que sucedió esto. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado: pues fueron muy de mañana al sepulcro, no encontraron su cuerpo, e incluso vinieron diciendo que habían visto una aparición de ángeles, que les habían dicho que estaba vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron.»
Entonces Jesús les dijo:
¡Qué necios y torpes sois para creer lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria? »
Y, comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura.
Ya cerca de la aldea donde iban, él hizo ademán de seguir adelante; pero ellos le apremiaron, diciendo:
-«Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída.»
Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció.
Ellos comentaron:
-«¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?»
Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo:
-«Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón.»
Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.



Entrevista




Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
Me resulta muy curioso este relato de hoy. Da la impresión de que tú, una vez resucitado, tenías ganas de jugar al escondite. Los dos pobres discípulos deberían quedar agobiados: primero, te ven pero no te reconocen; y cuando te reconocen, desapareces y, ¡ya no te ven! ¿Cómo hiciste para desaparecer si estabas allí? ¿Te fundiste? ¿Saliste corriendo? ¿O, todo ello, no fue nada más que un sueño?
Fid'ho
Haces tantas preguntas porque lo complicas demasiado. Todo es mucho más sencillo. ¡Estas experiencias las hacen también todos aquellos que quieren ser mis discípulos! No es ningún juego del escondite sino el proceso de descubrimiento del hombre resucitado. Nota una cosa: mientras yo camino con ellos, para ellos es "de día". Pero, cuando toca separarme de ellos para ir más allá, se les hace tarde y el día comienza a declinar. A pesar de oscurecerse, ellos acogen a aquel desconocido que les ha abucheado. Este acogimiento a un desconocido y mi gesto en la mesa les permiten reconocerme, ¡y se les vuelve a hacer "de día"! De repente se han dado cuenta de que mi vida entregada se hace visible en la comunidad y construyendo comunidad. Por eso vuelven enseguida a la comunidad. Allí me podrán "ver".
Evy
Quizás aquellos dos de Emaús te vieron, pero yo sigo con muchas cosas que no entiendo. Acabas de decir que tu vida entregada se hace visible en la comunidad. Pero los de Jerusalén dicen a los de Emaús que tú te habías aparecido a Simón. Simón es una persona individual; no es ninguna comunidad. ¿Cómo te pudo "ver" si estaba solo?
Fid'ho
Que yo me le apareciera no significa que él me "viera", como tampoco me vieron los de Emaús. Aquellos que hacen visible la vida entregada son aquellos que la acogen, dando también ellos su vida. De esta comunión nacen las comunidades. Las comunidades son como el "cuerpo" que hacen visible la vida entregada–recibida–y–entregada. Simón me "vio" cuando reconstituyó, reintegrándose a, la comunidad de los Once. Ocurre como con la corriente eléctrica: la electricidad no es visible en sí misma. Pero se hace visible cuando una bombilla la acoge, y la entrega en forma de luz. En este caso podríamos decir que la luz es el "cuerpo" que nos hace visible la electricidad.
Evy
Lo que dices de la bombilla se podría decir igualmente de cualquier aparato que "recibe" la electricidad y la "entrega" en forma de luz, de imagen, de música, de movimiento, de calor, de frío, …
Me parece que empiezo a entenderlo. También se podría decir que la vida entregada toma forma de energía en los que la reciben. Es lo que me dijo un día mi mujer: "Sin ti, yo no habría hecho ni la mitad de las cosas que he hecho. Aparte de los hijos, claro". Le respondí que yo podría decir lo mismo.
Visto así, "todo es mucho más sencillo", como has dicho al principio. Por resucitar, no hay que esperar a haber muerto. Empezamos a resucitar cuando comenzamos a amar de verdad.
Esto no es ninguna "verdad" que se pueda enseñar. Sólo se aprende desde la experiencia del amor: de un amor recibido y entregado; entregado y recibido.
Fid'ho
¡Enhorabuena, Evy!
Evy
Sí. ¡Estoy de enhorabuena! E incluso me imagino que el relato que hemos leído sólo dice el nombre de uno de los dos discípulos porque el otro podría ser yo mismo, o cualquiera del resto de los humanos …

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


jueves, 24 de abril de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - VIRGEN DE MONTSERRAT

Entrevista




Evy
Me has dicho a menudo y de diferentes maneras que tu vida de resucitado se hace visible en la comunidad. Pero hay muchas formas de comunidad. Los humanos formamos familias, pueblos, naciones … ¿Todas son igualmente válidas?
Fid'ho.
Actualmente la palabra "comunidad" se ha puesto de moda, y esto la ha convertido en una fuente de malentendidos. Hay que saber ver cuando una comunidad humaniza y construye Humanidad, o deshumaniza y destruye Humanidad. Las comunidades que hacen visible la resurrección son fruto de sentimientos de comunión, de servicio mutuo, de hermandad … En la comunidad se hace visible la vida entregada de sus miembros.
Pero también el Poder crea sus "Comunidades", para aumentar el propio dominio o para dominar más fácilmente a los súbditos.
Evy
Familias, pueblos y naciones nacen sobretodo de la convivencia y de la mutua colaboración. ¿Son una expresión de la resurrección?
Fid'ho
Lo son en la medida en que cada uno hace una experiencia de la vida entregada y de la vida recibida. Pero en la vida concreta de estas comunidades se pueden mezclar sentimientos contradictorios: de servicio y de dominio, de colaboración y de abuso, de apertura y de cierre, de vida entregada y de vida impuesta … Es necesario, también, tener en cuenta a los nuevos miembros. Su presencia no es fruto de un pacto. Se nace en una familia, en un pueblo y en una nación que no se ha elegido. Para que estas comunidades sean un ámbito de comunión es necesario que se vayan adaptando continuamente a todos y cada uno de sus miembros. Si no, pueden convertirse en muy destructivas.
Evy
Según lo que dices, para que sea humanizadora, la vida de un pueblo o de una comunidad debe ir fluyendo siempre nueva para acomodarse a los nuevos miembros y los cambios que éstos experimentan en cada momento. Pero adaptarse continuamente es muy difícil.
Fid'ho
Depende de la generosidad de cada uno. Para una persona generosa, adaptarse es lo más normal. La vida entregada se entiende a sí misma como respuesta. El gran peligro de las comunidades es convertirse en áreas de poder. ¡Sería su máxima corrupción!
Evy
Los Estados son áreas de poder.
Fid'ho
Los Estados se basan en el Poder, y tienden al Poder Absoluto. Constituyen una auténtica idolatría. En la gran mayoría, la democracia es utilizada sobretodo para legitimar el Poder de los poderosos. Antes, cuando las sociedad eran religiosas, los dominadores decían que su poder venía de Dios, o que ellos eran representantes de Dios. Ahora, en vez de "Dios" se habla de "Pueblo", pero el abuso es el mismo, e igualmente perverso.
Evy
Son famosos los diez Mandamientos. Los primeros prohíben venerar ídolos, venerar imágenes de Dios hechas por los hombres, o utilizar el nombre de Dios para hacerse obedecer. ¿Era una manera de evitar la utilización de la religión para legitimar el Poder?
Fid'ho
Cierto: esta era la intención, aunque estos mandatos siempre fueron los menos respetados por los dominadores políticos, militares, religiosos …

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


REFLEXIONES FESTIVAS. VIRGEN DE MONTSERRAT.

PROYECTO DE HOMILÍA. 

Como Patrona de nuestro Pueblo (Catalunya), la Virgen de Montserrat es una fiesta de 1ª categoría. La palabra "pueblo", junto con la palabra "Yahvé" (el nombre de Dios) es de las más repetidas en la Biblia. Dios ha creado a los humanos para que crezcamos y nos desarrollemos construyendo y haciéndonos pueblo. Los vínculos que unen a los miembros de un pueblo pueden ser muy variados, pero siempre conllevan una relación de proximidad, de colaboración, de entendimiento para sacar adelante un cierto grado de vida comunitaria.
El fragmento de evangelio que nos propone la liturgia para la fiesta de hoy no tiene ninguna relación directa con la idea de pueblo. Ha sido escogido pensando en que Montserrat es una montaña, y se ha escogido el texto de hoy porque habla de María que se fue decididamente a la montaña.
Para la solemnidad de hoy, y dadas las circunstancias actuales de nuestro Pueblo, resulta mucho más sugerente la 1ª Lectura B (la señalada para cuando esta fiesta caen fuera del tiempo pascual) que nos habla de las obras de la Sabiduría. 
La actual situación de Cataluña, y de tantísimos otros Pueblos, hace absolutamente necesaria una opción insobornable por la Sabiduría. La eficacia deshumanizadora de las diferentes clases de Dominadores tiende a anular Pueblos para establecer Estados. Los Pueblos son ámbitos de convivencia y de colaboración. Los Estados son áreas de dominio, nacidos directa o indirectamente de la acción de los vencedores de alguna guerra. Frente a los recelos, divisiones y competitividad que siembran los Estados, es urgente buscar aquella Sabiduría que mueve al respeto, igualdad y colaboración entre todos los ciudadanos y con los otros pueblos.
Los Pueblos nacen por el deseo natural de convivir; y que esta convivencia permita superar mejor las necesidades y desarrollar las capacidades de cada persona, y de los grupos que quieran formar.
MENSAJE. 
El mensaje más directo viene dado por el hecho de que la fiesta patronal de un Pueblo sea siempre, en la Liturgia, una celebración de 1ª categoría. Solemnidad, en el lenguaje de la Iglesia. La fiesta patronal es importante no tanto por razón del patrón o patrona (¡que algunas veces pueden ser de existencia insegura!) sino porque, en el mensaje bíblico, el Pueblo es considerado una realidad sagrada. 
En nuestro caso, también constituye un mensaje significativo el hecho que se nos proponga una lectura sobre la Sabiduría, compañera de Dios en la obra de la Creación. Los pueblos surgen de la convivencia, pero hay que irlos creando continuamente para que sean un espacio de libertad y creatividad para todos.
RESPUESTA. 
Construir Pueblo es colaborar en los planes de Dios. Y es necesaria mucha sabiduría para no dejarse engañar cuando, desde el Poder, se quiere confundir Pueblo y Estado. A pesar de ello, si un Estado avanza por los caminos de una democracia real y creciente, puede ir adquiriendo las cualidades de Pueblo.
También se necesita sabiduría para no caer en la tentación de dejar de ser Pueblo para convertirse en Estado. Los vínculos que nos vienen de ser Pueblo, son humanizadores. En cambio los vínculos que imponen los Estados tienden a deshumanizar–nos.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. ¿Qué hacéis para conocer cada día mejor el pueblo donde residís: su gente, sus peculiaridades, su historia, …?
  2. ¿Os sentís miembros activos del pueblo con quien convivís, compartiendo sus cualidades y ayudando a superar sus limitaciones?
  3. ¿Sentiros miembros de vuestro Pueblo os hace más humanos con todos u os enfrenta con otras personas que se sienten pueblo de otra manera?
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo II de Pascua - Ciclo A

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Juan 20, 19-31

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
-«Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
-«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
-«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
-«Hemos visto al Señor.»
Pero él les contestó:
-«Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.»
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:
-«Paz a vosotros.»
Luego dijo a Tomás:
-«Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»
Contestó Tomás:
-¡Señor Mío y Dios mío!
Jesús le dijo:
-¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos se han escrito para que creas que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.


Entrevista




Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
La reacción de Tomás, según el relato que hemos leído, queriendo meter los dedos en tus llagas, es muy extraña y algo truculenta …
Fid'ho
Tomás sabe muy bien lo que se dice. A través de la reacción "truculenta" de Tomás, el evangelista acentúa su realismo. La resurrección fácilmente podría quedar sólo en una "idea" más o menos bonita, pero totalmente equivocada. Tomás (el gemelo mío y de cada uno de los humanos) ha entendido que "el resucitado" es también "el crucificado". Mi resurrección no anula la crucifixión. Soy el resucitado porque sigo siendo el crucificado.
Evy
No lo entiendo. ¿Resucitando, no quedó atrás la crucifixión, y todo lo que significaba: la condena, el dolor, la muerte, …?
Fid'ho
En mí, es la Humanidad quien resucita. Pero la Humanidad continúa siendo juzgada, condenada y crucificada en muchos de sus miembros. Mientras haya un solo humano condenado, despreciado, burlado, … yo continúo mi pasión, y soy condenado, despreciado, y burlado. Y, ¡también resucitado! Por eso, cuando me presenté a los discípulos, lo primero que hice fue enseñarles mis llagas. Y Tomás, que no las había visto, pone como condición para creer en la resurrección, ver y tocar mis llagas. Sin las llagas, yo sería para ellos sólo una fantasma. Y la fe en la resurrección sería sólo una fantasía.
Evy
¿Me estás diciendo que aún no has resucitado del todo?
Fid'ho
Soy plenamente resucitado, pero todavía no he resucitado del todo. Los humanos no somos islas. Vivimos conviviendo. No existe la plenitud de la Vida hasta que todos los seres vivientes no hayan llegado a la Plenitud. La resurrección no es un acto solitario. Mi resurrección crece en cada hombre que resucita.
Evy
¿Tu resurrección depende de los demás?
Fid'ho
¡Evidentemente! Tú puedes entregar del todo tu vida. Pero la vida no llega a ser del todo entregada hasta que alguien la recibe, y en la medida en que la recibe. Ocurre igual que en el amor: El amor no es pleno hasta que la persona amada no acoge tu amor y te corresponde.
Evy
¿Si nadie hubiera creído en ti, habrías resucitado?
Fid'ho
Imaginas un imposible. Imaginas una humanidad, ¡dónde nadie creyera en el Hombre! No se llega a ser humano por simple evolución genética. Para ser realmente humano (y para que exista la Humanidad) es necesario que haya habido una opción clara y libre por la generosidad. La generosidad no es fruto de la evolución sino de la libre decisión de estar abiertos a los demás. Es la generosidad que convierte los seres humanos en Humanidad.
Evy
¿De dónde nace, la generosidad?
Fid'ho
¡Muy buena pregunta! Pero tú eres suficientemente inteligente, y bueno, para intuir o descubrir la respuesta. Esta es de esas respuestas que sólo son válidas cuando uno las descubre por sí mismo, porque nacen de la vivencia. Sólo el generoso sabe de donde viene la generosidad; igualmente como sólo el hombre libre sabe de donde viene la libertad.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo de Pascua de resurrección - Ciclo A

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Juan 20, 1-9

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo:
-«Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto. »
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró.
Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte.
Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.
Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.


Entrevista




Podéis ver los apuntes de homilía de este domingo clicando aquí.
Evy
¡FELICIDADES, Fid'ho! ¡Hoy debe ser el aniversario del día más importante de tu vida! ¡Cuando resucitaste!
Tengo que confesar que yo no entiendo mucho eso de la resurrección; pero es lo que dice mucha gente. Por tanto, repito: ¡FELICIDADES!
Fid'ho
Gracias, Evy. Y, ¡FELICIDADES también a ti, por la parte que te toca!
Mi resurrección no es sólo mía. En mi resurrección se inicia la resurrección de toda la Humanidad.
Evy
Ya te he dicho que no lo entiendo mucho todo esto. Y hablando contigo no tengo ninguna sensación de estar hablando con alguien que ha vuelto a la vida.
Fid'ho
No he vuelto a la vida, ¡porque nunca me he separado de ella! Con la muerte, no quedé fuera de la vida sino que pasé de una forma limitada de vivir a vivir de una manera plena. Esta nueva forma de vivir es tan plena que es invisible para todos aquellos que no han dado este paso ni están dispuestos a hacerlo.
Evy
Como periodista que soy, me gustaría que me dijeras cómo podría dar la noticia de tu resurrección. Está claro que si me dices que es invisible
Fid'ho
La resurrección no puede convertirse en una noticia como las que propagáis los periodistas. Ninguna cámara la puede fotografiar; ningún aparato la puede grabar; ningún espectador la puede describir.
Evy
Si es así, hay que suponer que, ¡serán muy pocos los que crean!
Fid'ho
Hay quien no cree porque es ciego. También hay quienes dicen que no creen porque no les vale la palabra "resurrección", pero, en cambio, viven la experiencia de lo que esta palabra significa. La gran mayoría de los humanos, tarde o temprano, terminan teniendo la experiencia de la resurrección (usando esta palabra u otras, o sin palabras).
Evy
¿Se puede tener experiencia de algo que no se puede comprobar?
Fid'ho
La experiencia es la comprobación. No puedes fotografiar, filmar o grabar el amor que te tiene tu mujer, y así mismo cada día vives la experiencia, y estás seguro de ello. Sin la experiencia no se tendría ninguna seguridad ni del amor ni de la resurrección. La seguridad de la experiencia nace de la sintonía con esta experiencia. Si tú no amaras a tu mujer tampoco podrías estar seguro de su amor por ti. Igualmente, quien no ama a la Humanidad no puede vivir la experiencia de la resurrección. En cambio, quien pone su vida al servicio de los demás, vive la experiencia de que la vida entregada es la auténtica VIDA, se llame como se llame.
Evy
Cuando, al comienzo de esta entrevista te he felicitado por la fiesta de hoy, tú también me has felicidad a mí. Me parece que lo voy entendiendo … ¡Felicidades a todos!

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


viernes, 11 de abril de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo de Ramos - Ciclo A

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Mateo 26, 14-27, 66

¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?

C. En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso:
D. -«¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?»
C. Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo.

¿Dónde quieres que te preparemos la Pascua?

C. El primer día de los Ázimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron:
D. -«¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?»
C. Él contestó
+ -«Id a la ciudad, a casa de Fulano, y decidle: "El Maestro dice: Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos."»
C. Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua.

Uno de vosotros me va a entregar.

C. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. Mientras comían dijo:
+ -«Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar.»
C. Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro:
D. -«¿Soy yo acaso, Señor?»
C. Él respondió:
+ -«El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero, ¡ay del que va a entregar al Hijo del hombre!; más le valdría no haber nacido. »
C. Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar:
D. -«¿Soy yo acaso, Maestro?»
C. Él respondió:
+ -«Tú lo has dicho.»

Esto es mi cuerpo. Ésta es mi sangre.

C. Durante la cena, Jesús cogió pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:
+ -«Tornad, comed: esto es mi cuerpo.»
C. Y, cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias y se la dio diciendo:
+ -«Bebed todos; porque ésta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos para el perdón de los pecados. Y os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta el día que beba con vosotros el vino nuevo en el reino de mi Padre. »
C. Cantaron el salmo y salieron para el monte de los Olivos.

Heriré al pastor, y se dispersarán las ovejas del rebaño.

C. Entonces Jesús les dijo:
+ -«Esta noche vais a caer todos por mi causa, porque está escrito: "Heriré al pastor, y se dispersarán las ovejas del rebaño." Pero cuando resucite, iré antes que vosotros a Galilea.»
C. Pedro replicó:
D. -«Aunque todos caigan por tu causa, yo jamás caeré.»
C. Jesús le dijo:
+ -«Te aseguro que esta noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces.»
C. Pedro le replicó:
D. -«Aunque tenga que morir contigo, no te negaré. »
C. Y lo mismo decían los demás discípulos.

Empezó a entristecerse y a angustiarse

C. Entonces Jesús fue con ellos a un huerto, llamado Getsemaní, y les dijo:
+ -«Sentaos aquí, mientras voy allá a orar.»
C. Y, llevándose a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, empezó a entristecerse y a angustiarse.
Entonces dijo:
+ -«Me muero de tristeza: quedaos aquí y velad conmigo.»
C. Y, adelantándose un poco, cayó rostro en tierra y oraba diciendo:
+ -«Padre mío, si es posible, que pase y se aleje de mí ese cáliz. Pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que tú quieres.»
C. Y se acercó a los discípulos y los encontró dormidos.
Dijo a Pedro:
+ -«¿No habéis podido velar una hora conmigo? Velad y orad para no caer en la tentación, pues el espíritu es decidido, pero la carne es débil. »
C. De nuevo se apartó por segunda vez y oraba diciendo:
+ -«Padre mío, si este cáliz no puede pasar sin que yo lo beba, hágase tu voluntad.»
C. Y, viniendo otra vez, los encontró dormidos, porque tenían los ojos cargados. Dejándolos de nuevo, por tercera vez oraba, repitiendo las mismas palabras.
Luego se acercó a sus discípulos y les dijo:
+ -«Ya podéis dormir y descansar. Mirad, está cerca la hora, y el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores. ¡Levantaos, vamos! Ya está cerca el que me entrega.»

Echaron mano a Jesús para detenerlo.

C. Todavía estaba hablando, cuando apareció Judas, uno de los Doce, acompañado de un tropel de gente, con espadas y palos, mandado por los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo. El traidor les había dado esta contraseña:
D. -«Al que yo bese, ése es; detenedlo.»
C. Después se acercó a Jesús y le dijo:
D. -«¡Salve, Maestro!»
C. Y lo besó. Pero Jesús le contestó:
+ -«Amigo, ¿a qué vienes?»
C. Entonces se acercaron a Jesús y le echaron mano para detenerlo. Uno de los que estaban con él agarró la espada, la desenvainó y de un tajo le cortó la oreja al criado del sumo sacerdote.
Jesús le dijo:
+ -«Envaina la espada; quien usa espada, a espada morirá. ¿Piensas tú que no puedo acudir a mi Padre? Él me mandaría en seguida más de doce legiones de ángeles. Pero entonces no se cumpliría la Escritura, que dice que esto tiene que pasar.»
C. Entonces dijo Jesús a la gente:
+ -«¿Habéis salido a prenderme con espadas y palos, como a un bandido? A diario me sentaba en el templo a enseñar y, sin embargo, no me detuvisteis.»
C. Todo esto ocurrió para que se cumpliera lo que escribieron los profetas. En aquel momento todos los discípulos lo abandonaron y huyeron.

Veréis que el Hijo del hombre está sentado a la derecha del Todopoderoso.

C. Los que detuvieron a Jesús lo llevaron a casa de Caifás, el sumo sacerdote, donde se habían reunido los escribas y los ancianos. Pedro lo seguía de lejos, hasta el palacio del sumo sacerdote, y, entrando dentro, se sentó con los criados para ver en qué paraba aquello.
Los sumos sacerdotes y el sanedrín en pleno buscaban un falso testimonio contra Jesús para condenarlo a muerte y no lo encontraban, a pesar de los muchos falsos testigos que comparecían. Finalmente, comparecieron dos, que dijeron:
O. -«Éste ha dicho: "Puedo destruir el templo de Dios y reconstruirlo en tres días."»
C. El sumo sacerdote se puso en pie y le dijo:
O. -«¿No tienes nada que responder? ¿Qué son estos cargos que levantan contra ti?»
C. Pero Jesús callaba. Y el sumo sacerdote le dijo:
O. -«Te conjuro por Dios vivo a que nos digas si tú eres el Mesías, el Hijo de Dios.»
C. Jesús le respondió:
+ -«Tú lo has dicho. Más aún, yo os digo: Desde ahora veréis que el Hijo del hombre está sentado a la derecha del Todopoderoso y que viene sobre las nubes del cielo.»
C. Entonces el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo:
O. -«Ha blasfemado. ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Acabáis de oír la blasfemia. ¿Qué decidís?»
C. Y ellos contestaron:
M. -«Es reo de muerte.»
C. Entonces le escupieron a la cara y lo abofetearon; otros lo golpearon, diciendo:
M. -«Haz de profeta, Mesías; ¿quién te ha pegado?»

Antes de que cante el gallo, me negarás tres veces

C. Pedro estaba sentado fuera en el patio, y se le acercó una criada y le dijo:
O. -«También tú andabas con Jesús el Galileo.»
C. Él lo negó delante de todos, diciendo:
D. -«No sé qué quieres decir.»
C. Y, al salir al portal, lo vio otra y dijo a los que estaban allí:
O. -«Éste andaba con Jesús el Nazareno.»
C. Otra vez negó él con juramento:
D. -«No conozco a ese hombre.»
C. Poco después se acercaron los que estaban allí y dijeron a Pedro:
O. -«Seguro; tú también eres de ellos, te delata tu acento.»
C. Entonces él se puso a echar maldiciones y a jurar, diciendo:
D. -«No conozco a ese hombre.»
C. Y en seguida cantó un gallo. Pedro se acordó de aquellas palabras de Jesús: «Antes de que cante el gallo, me negarás tres veces.» Y, saliendo afuera, lloró amargamente.

Entregaron a Jesús a Pilato, el gobernador.

C. Al hacerse de día, todos los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo se reunieron para preparar la condena a muerte de Jesús. Y, atándolo, lo llevaron y lo entregaron a Pilato, el gobernador.

No es lícito echarlas en el arca de las ofrendas, porque son precio de sangre.

C. Entonces Judas, el traidor, al ver que habían condenado a Jesús, sintió remordimiento y devolvió las treinta monedas de plata a los sumos sacerdotes y ancianos, diciendo:
D. -«He pecado, he entregado a la muerte a un inocente.»
C. Pero ellos dijeron:
O. -«¿A nosotros qué? ¡Allá tú!»
C. Él, arrojando las monedas en el templo, se marchó; y fue y se ahorcó. Los sumos sacerdotes, recogiendo las monedas, dijeron:
O. -«No es lícito echarlas en el arca de las ofrendas, porque son precio de sangre.»
C. Y, después de discutirlo, compraron con ellas el Campo del Alfarero para cementerio de forasteros. Por eso aquel campo se llama todavía «Campo de Sangre». Así se cumplió lo escrito por Jeremías, el profeta:
«Y tomaron las treinta monedas de plata, el precio de uno que fue tasado, según la tasa de los hijos de Israel, y pagaron con ellas el Campo del Alfarero, como me lo había ordenado el Señor.»

¿Eres tú el rey de los judíos?

C. Jesús fue llevado ante el gobernador, y el gobernador le preguntó:
O. -«¿Eres tú el rey de los judíos?»
C. Jesús respondió:
+ -«Tú lo dices.»
C. Y, mientras lo acusaban los sumos sacerdotes y los ancianos, no contestaba nada. Entonces Pilato le preguntó:
O. -«¿No oyes cuántos cargos presentan contra fi?»
C. Como no contestaba a ninguna pregunta, el gobernador estaba muy extrañado. Por la fiesta, el gobernador solía soltar un preso, el que la gente quisiera. Había entonces un preso famoso, llamado Barrabás. Cuando la gente acudió, les dijo Pilato:
O. -«¿A quién queréis que os suelte, a Barrabás o a Jesús, a quien llaman el Mesías? »
C. Pues sabía que se lo habían entregado por envidia. Y, mientras estaba sentado en el tribunal, su mujer le mandó a decir:
O. -«No te metas con ese justo, porque esta noche he sufrido mucho soñando con él.»
C. Pero los sumos sacerdotes y los ancianos convencieron a la gente que pidieran el indulto de Barrabás y la muerte de Jesús.
El gobernador preguntó:
O. -«¿A cuál de los dos queréis que os suelte?»
C. Ellos dijeron:
M. -«A Barrabás. »
C. Pilato les preguntó:
O. -«¿Y qué hago con Jesús, llamado el Mesías?»
C. Contestaron todos:
M. -«Que lo crucifiquen.»
C. Pilato insistió:
O. -«Pues, ¿qué mal ha hecho?»
C. Pero ellos gritaban más fuerte:
M. -«¡Que lo crucifiquen!»
C. Al ver Pilato que todo era inútil y que, al contrario, se estaba formando un tumulto, tomó agua y se lavó las manos en presencia de la multitud, diciendo:
O. -«Soy inocente de esta sangre. ¡Allá vosotros!»
C. Y el pueblo entero contestó:
M. -«¡Su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos!»
C. Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran.

¡Salve, rey de los judíos!

C. Los soldados del gobernador se llevaron a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de él a toda la compañía: lo desnudaron y le pusieron un manto de color púrpura y, trenzando una corona de espinas, se la ciñeron a la cabeza y le pusieron una caña en la mano derecha. Y, doblando ante él la rodilla, se burlaban de él, diciendo:
M. -«¡Salve, rey de los judíos!»
C. Luego le escupían, le quitaban la caña y le golpeaban con ella la cabeza. Y, terminada la burla, le quitaron el manto, le pusieron su ropa y lo llevaron a crucificar.

Crucificaron con él a dos bandidos.

C. Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo forzaron a que llevara la cruz. Cuando llegaron al lugar llamado Gólgota (que quiere decir: «La Calavera»), le dieron a beber vino mezclado con hiel; él lo probó, pero no quiso beberlo. Después de crucificarlo, se repartieron su ropa, echándola a suertes, y luego se sentaron a custodiarlo. Encima de su cabeza colocaron un letrero con la acusación: «Éste es Jesús, el rey de los judíos». Crucificaron con él a dos bandidos, uno a la derecha y otro a la izquierda.

Si eres Hijo de Dios, baja de la cruz.

C. Los que pasaban lo injuriaban y decían, meneando la cabeza:
M. -«Tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo; si eres Hijo de Dios, baja de la cruz.»
C. Los sumos sacerdotes con los escribas y los ancianos se burlaban también, diciendo:
O. -«A otros ha salvado, y él no se puede salvar. ¿No es el rey de Israel? Que baje ahora de la cruz, y le creeremos. ¿No ha confiado en Dios? Si tanto lo quiere Dios, que lo libre ahora. ¿No decía que era Hijo de Dios?»
C. Hasta los bandidos que estaban crucificados con él lo insultaban.

Elí, Elí, lamá sabaktaní.

C. Desde el mediodía hasta la media tarde, vinieron tinieblas sobre toda aquella región. A media tarde, Jesús gritó:
+ -«Elí, Elí, lamá sabaktaní.»
C. (Es decir: + -«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»)
C. Al oírlo, algunos de los que estaban por allí dijeron:
M. -«A Elías llama éste.»
C. Uno de ellos fue corriendo; en seguida, cogió una esponja empapada en vinagre y, sujetándola en una caña, le dio a beber.
Los demás decían:
M. -«Déjalo, a ver si viene Elías a salvarlo.»
C. Jesús dio otro grito fuerte y exhaló el espíritu.

Todos se arrodillan, y se hace una pausa.

C. Entonces, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; la tierra tembló, las rocas se rajaron. Las tumbas se abrieron, y muchos cuerpos de santos que habían muerto resucitaron. Después que él resucitó, salieron de las tumbas, entraron en la Ciudad santa y se aparecieron a muchos.
El centurión y sus hombres, que custodiaban a Jesús, el ver el terremoto y lo que pasaba, dijeron aterrorizados:
O. -«Realmente éste era Hijo de Dios.»
C. Había allí muchas mujeres que miraban desde lejos, aquellas que habían seguido a Jesús desde Galilea para atenderlo; entre ellas, María Magdalena y María, la madre de Santiago y José, y la madre de los Zebedeos.

José puso el cuerpo de Jesús en el sepulcro nuevo.

C. Al anochecer, llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José, que era también discípulo de Jesús. Éste acudió a Pilato a pedirle el cuerpo de Jesús. Y Pilato mandó que se lo entregaran. José, tomando el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia, lo puso en el sepulcro nuevo que se había excavado en una roca, rodó una piedra grande a la entrada del sepulcro y se marchó.
María Magdalena y la otra María se quedaron allí, sentadas enfrente del sepulcro.

Ahí tenéis la guardia: id vosotros y asegurad la vigilancia como sabéis.

C. A la mañana siguiente, pasado el día de la Preparación, acudieron en grupo los sumos sacerdotes y los fariseos a Pilato y le dijeron:
O. -«Señor, nos hemos acordado que aquel impostor, estando en vida, anunció: "A los tres días resucitaré." Por eso, da orden de que vigilen el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vayan sus discípulos, roben el cuerpo y digan al pueblo: "Ha resucitado de entre los muertos." La última impostura sería peor que la primera.»
C. Pilato contestó:
O. -«Ahí tenéis la guardia: id vosotros y asegurad la vigilancia como sabéis. »
C. Ellos fueron, sellaron la piedra y con la guardia aseguraron la vigilancia del sepulcro.


Entrevista




Evy
Ha llegado la Semana Santa en la que pasaron muchas cosas. No sé si te viene bien recordar lo que ocurrió …
Fid'ho.
Los hechos de la Semana Santa no son hechos pasados. En ellos se expresan experiencias humanas de todos los tiempos: de antes, de ahora y del futuro. Desde los inicios de la Humanidad ha habido gente inhumana que ha juzgado, condenado y matado; y lo han hecho en nombre de Dios, del Pueblo, del Progreso, de la Justicia, de la Ley … Mi condena, pasión y muerte siguen siendo actuales y, desgraciadamente, continuarán en el futuro. Pero también es actual y continuará en el futuro mi resurrección.
Evy
¿No te importa, pues, que hablamos un poco de ello?
Fid'ho
Toda la vida anterior a mí preparaba estos días. Toda la vida que sigue es la expansión de la vivencia de estos días.
Evy
Tu entrada triunfal en la capital del País fue muy provocativa … ¿Descuidaste la previsible reacción violenta de las Autoridades? ¿No fue excesiva tu confianza en el Pueblo que te aclamaba como rey?
Fid'ho
¡Hablas como si mi Pasión hubiera sido un fracaso! …
Evy
Bueno … Terminaste en la cruz. La cruz es la peor forma en que puede terminar alguien.
Fid'ho
La cruz no es ningún final. La cruz es un paso.
Evy
¿La cruz es buena?
Fid'ho
Para la Humanidad, la cruz es una gran tragedia provocada por prepotentes, poderosos, ególatras … Todos estos, constituyéndose en árbitros del bien y del mal, imponen leyes que les permiten condenar legalmente. Sus víctimas son miles de millones de todos los tiempos. Yo he venido para poner en evidencia que la sentencia de los poderosos no es la última palabra; no es el final. Por esto era necesario que yo mismo, el hijo del hombre, pasara por la cruz y llegara así a la Plenitud humana. Es necesario que yo, el hijo del hombre, beba hasta la última gota de la violencia de los ególatras, y muestre a todos que las sentencias a muerte no impiden la Resurrección.
Evy
A ti te condenaron los grandes sacerdotes aplicando la Ley de Dios
Fid'ho
Los prepotentes, en las sociedades religiosas, condenan abusando del nombre de Dios; en las sociedades democráticas, condenan abusando del nombre del Pueblo, o de la Ley, o del Progreso, o de la Democracia, o de la Libertad … En todo caso, y a pesar de ser "condenado", el hijo del hombre sigue su camino. Pero, ¡ay de aquellos que traicionan al hombre! ¡Más les valdría no haber nacido!

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)