Traductor

jueves, 24 de abril de 2014

REFLEXIONES FESTIVAS. VIRGEN DE MONTSERRAT.

PROYECTO DE HOMILÍA. 

Como Patrona de nuestro Pueblo (Catalunya), la Virgen de Montserrat es una fiesta de 1ª categoría. La palabra "pueblo", junto con la palabra "Yahvé" (el nombre de Dios) es de las más repetidas en la Biblia. Dios ha creado a los humanos para que crezcamos y nos desarrollemos construyendo y haciéndonos pueblo. Los vínculos que unen a los miembros de un pueblo pueden ser muy variados, pero siempre conllevan una relación de proximidad, de colaboración, de entendimiento para sacar adelante un cierto grado de vida comunitaria.
El fragmento de evangelio que nos propone la liturgia para la fiesta de hoy no tiene ninguna relación directa con la idea de pueblo. Ha sido escogido pensando en que Montserrat es una montaña, y se ha escogido el texto de hoy porque habla de María que se fue decididamente a la montaña.
Para la solemnidad de hoy, y dadas las circunstancias actuales de nuestro Pueblo, resulta mucho más sugerente la 1ª Lectura B (la señalada para cuando esta fiesta caen fuera del tiempo pascual) que nos habla de las obras de la Sabiduría. 
La actual situación de Cataluña, y de tantísimos otros Pueblos, hace absolutamente necesaria una opción insobornable por la Sabiduría. La eficacia deshumanizadora de las diferentes clases de Dominadores tiende a anular Pueblos para establecer Estados. Los Pueblos son ámbitos de convivencia y de colaboración. Los Estados son áreas de dominio, nacidos directa o indirectamente de la acción de los vencedores de alguna guerra. Frente a los recelos, divisiones y competitividad que siembran los Estados, es urgente buscar aquella Sabiduría que mueve al respeto, igualdad y colaboración entre todos los ciudadanos y con los otros pueblos.
Los Pueblos nacen por el deseo natural de convivir; y que esta convivencia permita superar mejor las necesidades y desarrollar las capacidades de cada persona, y de los grupos que quieran formar.
MENSAJE. 
El mensaje más directo viene dado por el hecho de que la fiesta patronal de un Pueblo sea siempre, en la Liturgia, una celebración de 1ª categoría. Solemnidad, en el lenguaje de la Iglesia. La fiesta patronal es importante no tanto por razón del patrón o patrona (¡que algunas veces pueden ser de existencia insegura!) sino porque, en el mensaje bíblico, el Pueblo es considerado una realidad sagrada. 
En nuestro caso, también constituye un mensaje significativo el hecho que se nos proponga una lectura sobre la Sabiduría, compañera de Dios en la obra de la Creación. Los pueblos surgen de la convivencia, pero hay que irlos creando continuamente para que sean un espacio de libertad y creatividad para todos.
RESPUESTA. 
Construir Pueblo es colaborar en los planes de Dios. Y es necesaria mucha sabiduría para no dejarse engañar cuando, desde el Poder, se quiere confundir Pueblo y Estado. A pesar de ello, si un Estado avanza por los caminos de una democracia real y creciente, puede ir adquiriendo las cualidades de Pueblo.
También se necesita sabiduría para no caer en la tentación de dejar de ser Pueblo para convertirse en Estado. Los vínculos que nos vienen de ser Pueblo, son humanizadores. En cambio los vínculos que imponen los Estados tienden a deshumanizar–nos.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. ¿Qué hacéis para conocer cada día mejor el pueblo donde residís: su gente, sus peculiaridades, su historia, …?
  2. ¿Os sentís miembros activos del pueblo con quien convivís, compartiendo sus cualidades y ayudando a superar sus limitaciones?
  3. ¿Sentiros miembros de vuestro Pueblo os hace más humanos con todos u os enfrenta con otras personas que se sienten pueblo de otra manera?
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)