Traductor

miércoles, 21 de mayo de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo VI de Pascua - Ciclo A

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Juan 14, 15-21

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque vive con vosotros y está con vosotros.
No os dejaré huérfanos, volveré. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy con mi Padre, y vosotros conmigo y yo con vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él. »


Entrevista




Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
Perdona, Fid'ho: pero este lenguaje que el evangelio de hoy pone a tu boca, lo encuentro sospechoso. Aparte de complicado, me parece un lenguaje sectario. ¿No dices siempre que tú eres hijo del hombre, y que todo lo humano tiene que ver contigo? ¿Pues, cómo puedes decir a tus discípulos que ellos sí pueden recibir el espíritu de la verdad, pero el mundo no?! ¿Por qué? ¿Acaso no son "mundo" ellos también? ¿No eres mundo, tú mismo?!
Perdona que me ponga así, pero es que este lenguaje me recuerda aquellos fatídicos tiempos en que tu Iglesia afirmaba que sólo ella es la verdadera religión, y que todas las demás son falsas.
Fid'ho
Amado, Evy: no sabes como me gusta oírte decir eso. Significa que ya has superado un vicio que a menudo es considerado virtud.
Es verdad: muchos que se decían seguidores míos convirtieron mi mensaje en una nueva religión, y entraron en competencia con las otras religiones para ver cuál era más verdadera. Hubo luchas y guerras, juicios y condenas con gran fuerza deshumanizadora. Sí: ¡triste experiencia, esta!
Estoy contento de que lo denuncies, porque es un mal que hay que denunciar y, sobre todo, corregir.
Pero también he de decir que esta lamentable situación no se deduce de las palabras que los evangelistas ponen en mi boca, sino de la tendencia de muchos a utilizar la religión para legitimar sus ansias de dominio.
Evy
¡Pero las palabras que hemos leído van claramente a favor de la Iglesia y en contra del Mundo!
Fid'ho
No contraponen Mundo e Iglesia. Contraponen dos formas de estar en el Mundo. Cada ser humano nace del Mundo y es Mundo. Y también cada ser humano siente la llamada a ir más allá de lo que recibe del mundo y lo que encuentra en el mundo.
Evy
¿Más allá de lo que recibe del Mundo? ...
Fid'ho
Mientras en tu familia haya hijos pequeños, debe ser posible vivir "infantilmente". El niño tiene defectos que aún no ha superado, y carece de virtudes necesarias para la convivencia familiar. Por ello necesita de una familia que lo acoja con sus limitaciones. En una familia de sólo personas perfectas, los niños no tendrían lugar. Una familia debe ser un ámbito de aprendizaje donde los no-generosos puedan descubrir la belleza de la generosidad. Una buena familia es aquella en donde cada uno puede convivir con las limitaciones y defectos que todavía no ha superado, pero donde, a la vez, es invitado a ir más allá de estas limitaciones. Cuando se consigue ir más allá de la situación original, se acerca a la familia perfecta: la familia como disfrute.
Evy
¡Con esta referencia a la familia estoy descubriendo muchas cosas! Por ejemplo: estoy descubriendo que el nivel de generosidad de mi casa es bastante limitado, pero lo compensa la sobreabundante generosidad de mi mujer. Veo claramente que es su generosidad la que hace y aguanta a la familia. Es gracias a ella que somos una auténtica familia, a pesar de las limitaciones. "El espíritu de la verdad", como dices tú. ¡De repente tu lenguaje se me ha vuelto claro! Hablas de otro defensor. Los chicos me consideran a mí el fuerte de la casa. Ellos todavía no han entendido esto que yo ahora acabo descubrir: ¡El otro defensor es la generosidad de mi mujer! Ella defiende a toda la familia desde dentro de cada uno de nosotros, "inyectando" en nosotros aquella generosidad que nos falta. "Mora en casa y está dentro de vosotros". ¡Exactamente así!
¿Significa, pues, todo esto que dices, que la Humanidad está destinada a ser una familia? ¡Sorprendente! Y, ¡maravilloso!


Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)