Traductor

jueves, 10 de julio de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo XV de Ordinario - Ciclo A

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Mateo 13, 1-23 (lectura breve 13, 1-9)

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla.
Les habló mucho rato en parábolas:
-«Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron.
Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó.
Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron.
El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta.
El que tenga oídos que oiga.»

[Se le acercaron los discípulos y le preguntaron:
-«¿Por qué les hablas en parábolas?»
Él les contestó:
-«A vosotros se os ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumplirá en ellos la profecía de Isaías: "Oiréis con los oídos sin entender; miraréis con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure."
¡Dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! Os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis vosotros y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron. Vosotros oíd lo que significa la parábola del sembrador:
Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino.
Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, sucumbe.
Lo sembrado en zarzas significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril.  Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ese dará fruto y producirá ciento o sesenta o treinta por uno.]


Entrevista


Entrevistas con Fid'ho
Domingo XV de Ordinario – Ciclo A 

Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
Como escritor, reconozco que algunas parábolas de los Evangelios son pequeñas joyas literarias. Pero, por otra parte, entiendo a tus discípulos cuando se quejan de que hables a la gente en parábolas y no de una manera clara. ¡¿Por qué la Religión utiliza un lenguaje tan difícil?! ¡¿Por qué no decir las cosas por su nombre, sin simbolismos complicados?!
Fid'ho
¿Puedes entrar en una tienda para comprar 30 metros de Vida? ¿O 100 kilos de Amor? ¿O 20 litros de Libertad? Los objetos se pueden medir y comprar; y puedes encontrar una palabra adecuada para expresar cada cosa. Pero yo hablo para personas y de realidades personales. Se necesita un lenguaje que cada persona pueda hacer suyo.
Evy
A menudo hablas a las multitudes …
Fid'ho
Cada persona es diferente, y se encuentra en situaciones siempre distintas. Por eso hablo con parábolas. Las parábolas se amoldan a cada persona y a cada situación.
Evy
Pero, ¡si ni tus discípulos te entienden! …
Fid'ho
Las parábolas permiten no–entender a quien no quiere entender, y entender a quien quiere entender 30, 60 o 100, según su disponibilidad. Al principio, mis discípulos (los de ayer y los de hoy) no suelen entenderme; pero acaban entendiendo porque quieren entender. Por eso son mis discípulos.
Evy
Según lo que dices, las parábolas serían una forma de respetar el proceso de cada persona. Enseñan sugiriendo. Cada uno debe completar el mensaje de la parábola según la experiencia y generosidad de cada momento.
Fid'ho
Podemos entender con la Inteligencia y con el Corazón. Para entender las cosas es suficiente la Inteligencia. Para conocer a las personas es necesario el Corazón. El Corazón entiende desde la libertad y desde la generosidad. Por eso, lo que yo digo en parábolas, unos lo entienden como un buena noticia, y otros como una mala noticia.
Evy
¿Un mismo mensaje puede ser buena noticia para unos, y mala noticia para otros?
Fid'ho
Imagina un grupo de personas en las que algunos se imponen a los demás, les manipulan y les esclavizan de tal manera que incluso dominan su pensamiento. Imagina que un día un hombre les hace darse cuenta de su situación pervertida y les hace descubrir la libertad y la dignidad de ser personas. ¿Entenderán, todos, igualmente esta buena noticia?
Evy
Para un caso como este, sería necesario no hablar con parábolas sino con un lenguaje directo que condenara claramente a los culpables de aquella situación injusta.
Fid'ho
Yo no he venido a condenar, Evy. Como hijo del hombre, llamo a todos a ser humanos; también a los inhumanos. No me dedico a la "justicia". Me dedico a las personas: para que, tarde o temprano, todas escuchen la invitación a ser justas.
Mis parábolas son buena noticia para unos, sin excluir a los demás. Así todo el mundo puede convertirse cuando acepta comprender con el corazón.


Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)