Traductor

viernes, 18 de julio de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo XVI de Ordinario - Ciclo A

Evangelio

Mateo 13, 24-43

En aquel tiempo, Jesús propuso otra- parábola a la gente:
-«El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo:
"Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?"
Él les dijo:
"Un enemigo lo ha hecho."
Los criados le preguntaron:
"¿Quieres que vayamos a recogerla?
Pero él les respondió:
"No, que, al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo. dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: «Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero.»

[Les propuso esta otra parábola:
-«El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas.»
Les dijo otra parábola:
-«El reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina, y basta para que todo fermente.»
Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas y sin parábolas no les exponía nada.
Así se cumplió el oráculo del profeta:
«Abriré mi boca diciendo parábolas, anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo.»
Luego dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle:
-«Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.»
Él les contestó:
-«El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles.
Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será al fin del tiempo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.»]


Entrevista


Entrevistas con Fid'ho
Domingo XVI de Ordinario – Ciclo A 

Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
Me han parecido interesantes estas parábolas de hoy, sobretodo la parábola del trigo y la cizaña, que afronta el eterno problema de la presencia del mal en el mundo. Pero debo confesar que no me gusta la respuesta que das. Me parece muy simplista y demasiado maniquea. Si lo he entendido bien, para ti, en el mundo hay hombres malos simplemente porque el diablo los ha sembrado. Me parece una explicación demasiado fácil.
Fid'ho
Me gusta que rechaces este simplismo que tú ves en la parábola. De hecho, la finalidad de esta parábola es superar el simplismo de muchos discípulos míos.
Todo el que colabora a construir humanidad se da cuenta enseguida de que hay "enemigos" que se dedican a destruir humanidad. Y es aquí donde nace el peligro del simplismo: pensar que quien no nos parece trigo, sólo puede ser cizaña; que quien no construye humanidad a nuestro modo, es que desctruye humanidad.
Este simplismo es lo que pretende superar la parábola. Por ello se afirma que, antes de la siega, nadie es capaz de diferenciar con seguridad el trigo de la cizaña. Nadie puede juzgar categóricamente quién hace bien y quién hace mal. Esto no se podrá saber hasta la siega (fin del mundo), y el juicio no corresponde a ningún humano particular sino a "los ángeles" (o a mí mismo, como hijo del hombre).
Evy
Pero, en la explicación de la parábola, ¡dices claramente que los que son cizaña han sido sembrados por el diablo!
Fid'ho
El diablo no es ninguna realidad externa al hombre. "Diablo" significa enemigo o acusador. Cada ser humano experimenta la tentación de acusar a los que no actúan como él; tiene la tentación de considerar "enemigos" a aquellos que se oponen a su manera de hacer.
Evy
¿Quién o qué es el diablo?
Fid'ho
Somos libres. Cuando se nos ofrece la vida, podemos acogerla. Pero también podemos rechazarla: por orgullo, por pereza, por egoísmo, por miedo, … El diablo es esta capacidad que tiene cada ser humano de engañarse a sí mismo para "justificar" ante los demás su rechazo a la vida. Por ello juzgamos, acusamos o condenamos a los demás. El diablo es aquel viejo y equivocado mecanismo de defensa consistente en proyectar y condenar en los demás los defectos o pecados que nosotros tenemos.
Evy
¿El diablo está en todos los humanos?
Fid'ho
Está como tentación. Yo también lo experimenté. Representa el contrapunto a la libertad. Cuanto más libre se hace una persona, más liberada del diablo. Cuanto más cede a sus tentaciones, más poseída y esclava deviene.
Evy
¿No somos todos igualmente libres?
Fid'ho
La libertad es una conquista personal. Ejerciéndola, aumenta; abandonándola, se puede perder casi por completo. Pero, con la ayuda de otras personas libres, siempre es posible reiniciar la recuperación.


Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)