Traductor

jueves, 31 de julio de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo XVIII de Ordinario - Ciclo A

Evangelio

Mateo 14, 13-21

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos.
Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle:
Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer.  Jesús les replicó:
No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.
Ellos le replicaron:
Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.
Les dijo:
Traédmelos.
Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.


Entrevista


Entrevistas con Fid'ho
Domingo XVIII de Ordinario – Ciclo A 

Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
Una de las cosas que más me molestan de la Religión es que "soluciona" fácilmente los grandes problemas con un simple "milagro".
El evangelio de hoy es una muestra de lo que digo. Hay una multitud con gente enferma. "Te compadeciste, curaste a los enfermos", y todo arreglado. ¡Muy bonito! … ¡Pero siguen habiendo tantos enfermos como siempre! Igualmente con la comida. ¿Sólo cinco panecillos para cinco mil personas? Ningún problema: multiplicas los panes, y sobran doce cestos. ¡Demasiado bonito!
Fid'ho
Amado, Evy: ¡no vayas por el camino fácil!
Yo no hago milagros; ni Dios tampoco. Y cuando alguien ve "milagros" en lo que hago, es que no ha entendido nada de nada, o no quiere entender. Pensar en milagros es una forma de esconder la cabeza, porque se supone que son cosa de Dios. Por tanto, los simples humanos no tenemos ni que intentarlo. Créeme Evy: No hago milagros; contruyo humanidad.
Evy
¿Y tus curaciones?
Fid'ho
No puedo construir Humanidad sin los humanos. Las diferentes y diversas enfermedades que sufren los humanos tienen una causa profunda: la falta de fe en la Humanidad. Por eso, cuando vienen a mí, que soy hijo del hombre, ya han empezado a curarse.
Evy
¿Falta de fe en la Humanidad? …
Fid'ho
Sí, Evy: falta de fe en la Humanidad. Es más cómodo creer en Dios que creer en la Humanidad. A Dios, cada uno se lo imagina como quiere; en cambio la Humanidad está aquí, presente en cada uno de nosotros y en cada ser humano: como un don recibido; como una llamada a nuestra generosidad y creatividad. Es cuando no somos ni construimos Humanidad que nuestra vida toma alguna forma de enfermedad. Entonces, "recuperar la salud" se convierte en un objetivo de sustitución.
Evy
En enfermedades psicológicas, quizás sí. Pero hay muchas enfermedades objetivas, orgánicas: un brazo roto, un cáncer, un virus … ¡No son ningún objetivo de sustitución!
Fid'ho
Tienes razón. Pero los malos objetivos los sentimos como enfermedad cuando los usamos para centrarnos sólo en nosotros mismos. Todo depende de si el objetivo de nuestra vida es la Humanidad o nosotros. Quien tiene como objetivo el mantenimiento de su propia individualidad, siempre estará enfermo de algo. Quien tiene como objetivo construir y sentirse Humanidad, vive los males como limitaciones, que serán superadas en él o en los demás. Si plantas una morera porque quieres comer su fruto, y no te da, será un mal árbol, y acabarás arrancándolo. Pero si la has plantado para que haga sombra en tu jardín, la falta de fruto no es ningún mal, e incluso puede ser algo bueno porque no atrae insectos molestos. El mal lo sentimos en función del objetivo que nos hemos marcado.
Evy
Esto concuerda con lo que dicen algunos especialistas: que el dolor está en el cerebro. Sufrimos más o menos según la atención que presta el cerebro.
Fid'ho
De acuerdo. Pero no se trata simplemente de una técnica para no sentir el dolor. El dolor forma parte, de momento, de la vida humana. La cuestión está en si este dolor vale la pena o no. Los dolores de la madre cuando está de parto son muy reales, pero no los vive como un mal, porque sirven a un objetivo que vale la pena. Los sufrimientos de mi Pasión eran terribles, pero los afronté porque, con ellos, construía Humanidad.
Evy
Pienso que, en un mundo inhumano como el nuestro, todo se vuelve enfermedad. La solución sería desapuntarse del sistema actual; deshacernos de la Gran Araña que nos tiene atrapados. Pero…
Fid'ho
La Gran Araña es obra humana. La telaraña en que tantos están envueltos la han tejido los propios humanos. Y no se rasga con milagros sino decidiendo vivir en libertad y amor.


Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)