Traductor

miércoles, 20 de agosto de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo XXI de Ordinario - Ciclo A

Evangelio

Mateo 16, 13-20

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:
-«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»
Ellos contestaron:
-«Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremias o uno de los profetas.»
Él les preguntó:
-«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Simón Pedro tomó la palabra y dijo:
-«Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.»
Jesús le respondió:
-«¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo.
Ahora te digo yo:
Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.
Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.»
Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.


Entrevista


Entrevistas con Fid'ho
Domingo XXI de Ordinario – Ciclo A 

Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
"¿Quién es el hijo del hombre?" Como periodista, me gustaría hacer una gran encuesta con esta pregunta, diferenciando lo que dice la gente y lo que dicen tus discípulos. ¡Seguro que habría sorpresas! En el relato leído, me resulta muy extraño que, a pesar de ser correcta la respuesta de tus discípulos, les prohibas terminantemente que lo digan a alguien. ¿Por qué no lo pueden decir, si es la respuesta correcta?
Fid'ho
La pregunta que yo hago a los discípulos no tiene respuesta, ni correcta ni incorrecta. Se trata simplemente de una pregunta provocativa. Provocativa en el mejor sentido de la palabra: vocativa pro ("que llama a favor de …"). La pregunta quiere provocar el descubrimiento de la progresiva realización del Home. El Hombre no es una realidad hecha y terminada. A través de todos los humanos, se va realizando. En mí, como hijo del hombre, los humanos encuentran las pistas necesarias para no equivocarse en la construcción.
Evy
Pero, según el relato, tú apruebas la respuesta de Pedro, y la destacas. ¿No indicas así que es una buena respuesta?
Fid'ho
Es buena como horizonte. El horizonte del Hombre es ser hijo de Dios. Pero a Dios no le ha visto nadie. De hecho, tanto Pedro como los otros discípulos interpretan mal su respuesta, porque se han hecho una idea equivocada de Dios (y del Mesías). Por eso les prohíbo que lo digan a nadie. El proceso de humanización no se aprende estudiando o imaginando como debería ser, sino sólo caminando en su dirección. Cada nuevo paso sólo se intuye a partir del camino ya hecho.
Evy
Me parece que entiendo qué quieres decir, porque me ha ocurrido algo parecido con mis hijos. Quieres ayudarles a hacerse hombres, pero no puedes tener proyectos. No puedes marcarles el camino para que su camino sólo ellos lo pueden descubrir, decidir y caminar. Los padres sólo podemos acompañarlos, descubriendo con ellos sus propios caminos.
Fid'ho
¡Enhorabuena, Evy! Este descubrimiento tuyo, tan justo y sensato, nace del amor a tus hijos. También afortunados ellos por tener un padre –unos padres– como vosotros.
Créeme Evy: el principal obstáculo a la humanización viene de aquellos que creen saber, y se otorgan el derecho a decidir sobre la vida de los demás. Este ha sido el gran pecado de los dictadores crueles que han marcado la trágica Historia humana. Pero también es el pecado del simple compañero de grupo que quiere imponerse como líder del grupo; o de tantos padres que pretendemos "formar" a nuestros hijos o hijas según nuestros propios proyectos.
Evy
"¿Qué es el Hombre?". Realmente es una pregunta que no tiene ni puede tener ninguna respuesta teórica. La misma respuesta de Pedro, aunque ofrezca un horizonte, nos sirve de poco … ¡¿Qué conlleva ser hijo de Dios si nunca nadie ha visto a Dios?!
Fid'ho
Descubrimos a Dios en la medida que vamos construyendo su imagen, que es el Hombre. Construyendo humanidad adquirimos conocimiento vivencial de Dios. No se da una cosa sin la otra.
Evy
¿Si no se da una cosa sin la otra, por cual hay que empezar?
Fid'ho
Piensa en tus hijos, Evy. Un día aparecieron en vuestras vidas, como un don, como un horizonte, … y, ¡todo recomenzó para vosotros! Cada momento llamaba al siguiente, paso a paso, impulsados y guiados por el amor …
Evy
… Sin proyectos; pero el horizonte se iba definiendo …
¡Hemos hablado de esto muchas veces con mi mujer! Aprender a renunciar a nuestros proyectos para dejar libre su horizonte. En una palabra: VIVIR. O mejor: CONVIVIR. Es el inicio y el horizonte de todo.


Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)