Traductor

viernes, 12 de septiembre de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo XXIV de Ordinario - Ciclo A

Evangelio

Mateo 18, 21-35

En aquel tiempo, se adelantó Pedro y preguntó a Jesús:
-«Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?»
Jesús le contesta:
-«No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
Y a propósito de esto, el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así.
El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo:
"Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo."
El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: "Págame lo que me debes."
El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba, diciendo:"Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré."
Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía.
Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: "¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?"
Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda.
Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de corazón a su hermano.»


Entrevista


Entrevistas con Fid'ho
Domingo XXIV de Ordinario – Ciclo A 

Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
Tengo que reconocer que tu capacidad de sorprenderme no tiene límite. Cuando tengo la impresión de que empiezo a entenderte, me sales con un despropósito como este de hoy. Tú, cuando hablas de Dios le llamas papá, una expresión que pone de relieve una relación paterno–filial tierna y amorosa. Pero en el relato de hoy, a pesar de seguir hablando de tu papá, lo comparas a un individuo duro y cruel.
Me parecía que, según tú, la dureza y la crueldad quedaban excluidas cuando hablamos de Dios …
Fid'ho
¿Tú que, como padre, amas a tus hijos más que a ti mismo, no has sido alguna vez duro con ellos?
Hay una dureza que nace de un corazón duro; y hay una "dureza" que nace de la fuerza del amor.
Evy
Acepto que, a veces, he debido ser muy duro con mis hijos. A veces he sido tan duro que no habría tolerado que nadie (ni mi mujer!) Fuera tan duro con ellos. Pero lo hacía por su bien. Y tengo que decir que, en aquellos momentos, sufría más yo que ellos.
Fid'ho
¡¿Y tú crees que, aunque sea con dureza y crueldad, mi Padre dejará de hacer todo lo necesario para encaminar a sus hijos ?!
Evy
¿Quieres decir con esto que las amenazas de tu Padre hacia los que no perdonan a sus compañeros son sólo amenazas para asustar, para que se corrijan?
Fid'ho
No, Evy, no. Mi Padre no juega a dar miedo. Las amenazas son muy reales. Dios es Amor; y sólo en el Amor, los humanos podemos vivir. Quien se sale del ámbito del Amor, queda fuera del ámbito de la Vida. La desgracia de los "crueles" no viene de un castigo de Dios sino que es el resultado de su propia crueldad.
Los humanos, o disfrutamos de la Vida en la hermandad, o sufrimos la Vida en la frustración. No hay otra alternativa.
Evy
¿Tan decisivo es perdonar las deudas de los compañeros?
Fid'ho
Entre hermanos no hay "deudas". Todos han recibido gratuitamente la herencia de la Vida y, con ella, todas las cosas. En realidad, entre los humanos no hay nada que "perdonar" porque no hay ni tuyo ni mío. Lo que se debe aprender es a compartir. Quien piense que un hermano suyo le debe algo, ofende al Padre que nos ha bendecido con toda clase de bienes para que aprendamos a compartir.
Evy
¡Esto se presta a muchos abusos! Estaría muy bien si todo el mundo viviera en perfecta hermandad. Pero hay individuos desaprensivos …
Fid'ho
Por eso existe la Historia Humana: todo un tiempo para aprender a compartir.
Evy
¿Y qué ocurre, si alguien no aprende?
Fid'ho
Amado, Evy: yo soy el hijo del hombre. Me voy “haciendo” con los que comparten, y sirvo de horizonte a los que todavía van aprendiendo. La alternativa de la que tú hablas queda fuera de mi experiencia.
Evy
Pero, en el relato que hemos leído, tú mismo hablas de torturas para hacer pagar la deuda
Fid'ho
¿Quieres peor tormento que vivir en el ámbito del Amor sin amar? ¿Te imaginas el tormento de convivir con tu familia sin amarlos?

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)