Traductor

miércoles, 24 de septiembre de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo XXVI de Ordinario - Ciclo A

Evangelio

Mateo 21, 28-32

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
-«¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo:
"Hijo, ve hoy a trabajar en la viña"  Él le contestó: "No quiero." Pero después recapacitó y fue.
Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: "Voy, señor" Pero no fue.
¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?»
Contestaron:
-«El primero.»
Jesús les dijo:
-«Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia, y no le creísteis; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no recapacitasteis ni le creísteis.»



Entrevista


Entrevistas con Fid'ho
Domingo XXVI de Ordinario – Ciclo A 

Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
Esta parábola de hoy me parece muy comprensible. La aplicación que haces me gusta. Aunque, ¡quienes la oían debieron enfadarse mucho! Esto de la gente que tiene buenas palabras, pero no hace lo que debiera hacer, y lo de los que responden mal, pero van a trabajar a la viña … ¡es muy actual hoy en día!
Supongo que aquí "ir a trabajar a la viña" significa aquello que tú dices: construir humanidad.
Fid'ho
Lo has entendido muy bien, y, como dices, tiene una gran actualidad. En realidad, esta parábola está de actualidad siempre.
Evy
De acuerdo: siempre está de actualidad. Pero yo me refería a que hoy, por mérito o por culpa de los medios de comunicación modernos, las palabras tienen una fuerza grandísima, incluso cuando son mentirosas. A menudo pienso que nuestra sociedad se ha convertido en el gran "reino de la mentira".
Fid'ho
No; porque el reino de la mentira también es mentira. Y ni mil mentiras pueden anular una sola verdad. Lo que ocurre es que la mentira es exhibicionista; en cambio la verdad no necesita exhibirse. Le basta con ser. Sólo existe el reino de la verdad, si bien todavía le falta mucho para su plenitud. Entretanto, la mentira se exhibe. Pero se exhibe mintiendo.
Evy
¿Se exhibe mintiendo? ¿Qué quieres decir?
Fid'ho
Que se exhibe tomando "forma de Verdad". Es como el lobo que se pone la piel de oveja, o impone a las ovejas su piel de lobo. Tú has hablado de la fuerza de las palabras. Pues, bien: los mentirosos usan "palabras verdaderas" para mentir.
Evy
No me cuesta mucho entenderlo. ¡Soy periodista! Sería interesante hacer una lista de las grandes palabras de hoy utilizadas para decir mentiras.
Fid'ho
Si haces esta lista, la primera palabra que debes poner es la palabra "Dios".
Evy
De acuerdo … Pero ahora nosotros, en Occidente, estamos en una sociedad no–religiosa, y hemos sustituido la palabra "Dios" por otras palabras más importantes. Por ejemplo: "Democracia". ¡Cuántas personas y cuántos pueblos son oprimidos o anulados en nombre de la Democracia!
Fid'ho
No olvides de poner también en tu lista la palabra "Ley". Todavía recuerdo las palabras del Gran Sacerdote diciendo delante de mí: "Nosotros tenemos una ley (Para él, se trataba de la Ley de Dios) y, según esta Ley, este Hombre debe morir". Éste Hombre era yo; es decir: todos los Humanos. El Gran Sacerdote también era el gran mentiroso.
Evy
Yo pensaba más bien en palabras modernas; pero tú me estás recordando palabras de siempre. Quizá tengas razón: lo de las mentiras escondidas con grandes palabras, no es algo sólo de hoy en día.
Fid'ho
También hay grandes mentiras escondidas con "palabras pequeñas", como "pecadores", "prostitutas", "inmigrantes", "ilegales", "sin papeles", … Pequeñas palabras que esconden la gran mentira de muchos que se llaman trabajadores de la viña, cuando, en realidad, se están apoderando de ella para dominarla y explotarla como propiedad privada.
Evy
Si te he de ser sincero, te diré que a veces me da miedo esto de ser periodista. ¡¡¡Tienen tanta fuerza las palabras!!! Pueden hacer mucho bien, ¡pero también pueden hacer mucho daño! …

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)