Traductor

lunes, 29 de septiembre de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo XXVII de Ordinario - Ciclo A

Evangelio

Mateo 21, 33-43

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
-«Escuchad otra parábola: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje.
Llegado el tiempo de la vendimia, envió sus criados a los labradores, para percibir los frutos que le correspondían. Pero los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon.
Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por último les mandó a su hijo, diciéndose: "Tendrán respeto a mi hijo." Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: "Éste es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia. " Y, agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron.
Y ahora, cuando vuelva el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?» Le contestaron:
-«Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la viña a otros labradores, que le entreguen los frutos a sus tiempos.»
Y Jesús les dice:
-« ¿No habéis leído nunca en la Escritura: "La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente"? Por eso os digo que se os quitará a vosotros el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos.»


Entrevista


Entrevistas con Fid'ho
Domingo XXVII de Ordinario – Ciclo A 

Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
Perdona, Fid'ho: pero tengo la impresión de que te gusta provocar. Tu eres conocido como el Galileo porque eras de Galilea. En Galilea tenías a tus discípulos y amigos; y también multitudes que te seguían. Pero te empeñaste en ir a Jerusalén, donde sabías que eras mal visto y odiado. Y, encima, te vas al templo a provocar a sus dirigentes tratándoles de ladrones y asesinos. ¿Por qué lo hiciste? ¡¿Por qué tenías que ir a la capital, si sabías que te buscaban para hacerte desaparecer?!
Fid'ho
Todos los caminos de Galilea llevan, de una manera u otra, a Jerusalén.
Evy
Podías quedarte en Galilea …
Fid'ho
No, Evy. Todos los caminos de Galilea llevan a Jerusalén.
Ir de Galilea a Jerusalén no significa un desplazamiento geográfico sino que es el camino de la vida humana. Todo el que decide vivir de verdad, tiene que hacer este camino.
Evy
No te entiendo …
Fid'ho
Galilea es como una gran plaza centrada en su lago. En el lago no hay caminos marcados; todo es camino. Galilea es un espacio de encuentro, de relaciones humanas al mismo nivel, en un mismo plano. Todo es horizontal, aunque con horizontes limitados: desde cualquier lugar puedes ver la otra orilla. Galilea significa relación, intercambio, pluralismo, convivencia …
Jerusalén, en cambio, es la montaña y su templo, dominante, impositivo, vertical. Es la sede del Poder que impone sumisión; la cátedra de la autoridad que exige obediencia; el lugar sagrado de los sacerdotes que sacrifican víctimas; …
Evy
…¡Razón de más para quedarse en Galilea! …
Fid'ho
Simplificas demasiado las cosas, Evy.
En primer lugar, tú sabes perfectamente que el Poder es expansivo. Como un pulpo hambriento, extiende sus tentáculos apoderándose de todo lo que puede coger. Sus tentáculos se extienden por todas partes; también en Galilea.
Por otra parte, son muchos, estén donde estén, los que se dejan seducir por el Poder y lo incorporan a su vida.
También hay quien siente la necesidad de ir a Jerusalén para denunciar y neutralizar la capacidad deshumanizadora del Poder que se ha instalado y pretende actuar en nombre de Dios.
"Jerusalén" y "Galilea" se encuentran imbricados en el corazón de cada persona. Cada ser humano siente la tentación constante del Poder y la llamada permanente de la Hermandad.
Todo el mundo, en un momento u otro, tiene que "subir a Jerusalén": o como servidor del Poder, o como víctima del Poder, o para neutralizar el Poder poniendo en evidencia su mentira.
Evy
¿No era el templo de Dios, el que estaba en Jerusalén? …
Fid'ho
Sólo hasta que se descubre que Dios no tiene otro templo que el corazón de aquellos que se sienten hermanos de todos los hombres, y pueden sentir su presencia como Padre de todos. Tenlo claro, Evy: Dios no quiere "sacerdotes" ofreciendo víctimas, sino "servidores" construyendo hermandad. Yo no podía dejar de testimoniar esto.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)