Traductor

miércoles, 8 de octubre de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo XXVIII de Ordinario - Ciclo A

Evangelio

Mateo 22, 1-14

En aquel tiempo, de nuevo tomó Jesús la palabra y habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
-«El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados a la boda, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados, encargándoles que les dijeran:
"Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda.
"Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos.
El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados:
"La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda."
Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo:
"Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?"
El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros:
"Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes."
Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.»


Entrevista


Entrevistas con Fid'ho
Domingo XXVIII de Ordinario – Ciclo A 

Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
Esta parábola es realmente sorprendente: nos presenta a un rey, generoso porque prepara un gran banquete para todos, pero también cruel con todos aquellos que no aceptan su invitación o que la aceptan sin llevar el traje adecuado.
Fid'ho
Si el rey se muestra al mismo tiempo generoso y severo, es para dejar bien claro que, para cada uno de los humanos, la única posibilidad de éxito es acoger la generosa invitación del Rey. Dicho de otro modo: o existimos acogiendo el don de Dios, o nuestra vida no se sostiene, y desaparece. Es similar a lo que ocurre con las bombillas: o aceptan enchufarse a la corriente eléctrica y hacer luz, o no sirven para nada, y terminan lanzadas a la basura.
Evy
¡¿No somos libres de aceptar la invitación de Dios ?!
Fid'ho
¡Somos completamente libres! Podemos no aceptarla. Pero no aceptarla significa quedarse fuera del ámbito vital. Sería como si un río rehusara recibir el agua de sus fuentes y dar la ya recibida; dejaría de ser un río.
La libertad de acogida no presupone que exista otra alternativa.
Evy
Según la parábola, los invitados que no aceptaron la invitación, se fueron a sus negocios … Tenían alternativa.
Fid'ho
No. Estos invitados, además de ser desagradecidos, se equivocan del todo. Sus "negocios" son sólo un espejismo. No son alternativa al banquete de boda. No encontrarán espacio vital. Su "ciudad" será destruida, no por un castigo sino por falta de consistencia. El lenguaje de la parábola es duro porque quiere indicarnos que se trata de una situación límite. Es un aviso.
Evy
¡¿Y aquel pobre hombre que ha aceptado la invitación, y sin embargo es arrojado fuera con malos modos, sólo por no llevar el traje adecuado?! ¡Seguramente no tenía ningún otro vestido!
Fid'ho.
No es una cuestión de vestimenta. Aquel "pobre hombre" representa a cualquier persona que intenta hacer trampas. En el plan de Dios, la vida humana está destinada a ser vivida como una fiesta de familia. La Boda del hijo es en realidad la boda de cada ser humano con la Humanidad. El "Hijo" es la Humanidad que entre todos vamos construyendo: hija de Dios por el don recibido; hija del Hombre porque se construye desde la fidelidad de cada uno de los humanos. Pero hay humanos que entran al banquete sin el traje adecuado.
Evy
¿Quieres decir que "no llevar el traje adecuado" significa entrar en el convite no para participar de la fiesta sino para utilizar a los invitados para los propios planes? ¿Podrías ser más concreto?
Fid'ho
Ya sabes que en la Historia humana han existido innumerables Dictadores. Todos ellos se han presentado a sí mismos como "constructores de una nueva sociedad"; y con esta excusa han hecho guerras, han matado, esclavizado o marginado a millones de personas. Y no sólo los dictadores de que habla la Historia. Cada ser humano experimenta la tentación de ser dictador cuando se le presenta la ocasión de dominar a alguien. Piensa en el machismo, el paternalismo, el clericalismo, la sacralización de los Estados, la dictadura de los mercados, la manipulación de las conciencias, la prepotencia de los vencedores,
Evy
¡Para, para! … Porque dudo que nadie pudiera escaparse …
Fid'ho
Todo el mundo siente la tentación del dominio sobre los demás. Por esto, aceptar la invitación a la Boda del Hijo del Hombre conlleva convertirse; incluso para aquellos que, de hecho, no tienen ninguna clase de Poder. Hay que cambiar de traje, y ponerse la vestimenta adecuada.
Evy
¡¡Caramba!! ¡Esta parábola tiene más "dinamita" de la que creía!…

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)