Traductor

jueves, 27 de noviembre de 2014

ADVIENTO I. CICLO B. Palabras y Palabrejas: "Tiempo". "Retorno"

ADVIENTO I. CICLO B.
Palabras y palabrejas


"Tiempo". "Retorno".
1. Tiempo. ("No sabéis cuándo vendrá el tiempo decisivo")
No estamos en el tiempo como dentro de una cajita con cronómetro incorporado. Creamos el tiempo mientras vamos existiendo.
La realidad fluye. Como el chorro de una fuente, todo fluye. Nuestra vida fluye. Este fluir presupone un punto de salida y un horizonte que se va abriendo. El calendario es "la herramienta" que hemos creado para medir los cambios en la Realidad fluyente.
¿En este fluir, hay un inicio donde todo ha comenzado y un término en donde todo llegaría?
La respuesta a esta pregunta tiene un gran interés, porque indica si nuestra existencia tiene alguna clase de sentido o es del todo absurda.
Más allá de las posibles respuestas que puedan dar la Filosofía o las Ciencias en general, la Biblia nos ofrece una respuesta muy sugerente. Es una respuesta que nace de la experiencia vivida.
Vivimos conviviendo. En la convivencia humana vemos, por activa y por pasiva, que muchísimos comportamientos humanos son fruto de la generosidad. Sí: muchísimas acciones y cosas de nuestra vida no tienen otra causa que la generosidad de alguien. En la medida en que somos generosos, nos damos cuenta de que la generosidad, la ofrecida y la recibida, es uno de los grandes motores de la vida humana. La propia existencia de muchos humanos (la mayoría?) Se debe a una decisión generosa de sus progenitores.
Esto sugiere una pregunta trascendental: ¿No será que todo lo que existe, existe gracias a un acto de generosidad inicial? Esta pregunta no es ninguna conclusión científica ni filosófica; es una conclusión vital. En la medida que uno sea generoso no podrá evitarla; hasta convertirse, para él, en una convicción.
Si todo tiene inicio en la Generosidad, debe tener también un horizonte de Plenitud. En el mensaje bíblico, el tiempo es el flujo de lo que nace de la Generosidad y fluye hacia una Plenitud.
Hay dos escalas de tiempo especialmente significativas para los Humanos: el tiempo de la Humanidad y el tiempo de cada persona concreta.
Para cada uno de nosotros, nuestro tiempo nace de la generosidad de la Humanidad y nos lleva a la plenitud en la Humanidad. De la Humanidad a la Humanidad. Pero no es un tiempo cerrado, porque salimos de la Humanidad como producto y retornamos como personas.
En el mensaje bíblico, el tiempo conlleva la idea de retorno.
========================
2. Retorno. (…no sabéis cuándo regresará el dueño de la casa.)
El flujo del agua nace de la generosidad del mar, y va fluyendo hasta que retorna a él. Pero el flujo del agua no es un buen ejemplo para entender la vida humana, porque el agua que sale del mar, cuando vuelve, sigue siendo simplemente agua.
En cambio, la vida de cada ser humano surge de la Humanidad como un simple producto, y retorna, si decide regresar, como persona libre y madura.
Para entender el flujo de la vida humana pensemos más bien en el desarrollo de un niño. Comienza en profundísima comunión con su madre, pero él no es consciente. Ha recibido su vida como un don de la madre, pero él no es consciente. Y separándose de la madre, construyendo y afirmando su propio Yo, hasta superar toda dependencia biológica y afectiva para con la madre y el padre. Iniciado como un "miembro" de la madre, se ha separado del todo. Él es otro viviente.
Pero cuando el niño ya es biológicamente independiente y capaz de vivir sin ataduras vitales con la madre, y se ha convertido en adulto y libre, si lo quiere y lo decide, podrá tomar conciencia de lo que ha sido y es esa mujer (su madre) para él. Y generará hacia ella un vínculo de amor, de agradecimiento incondicional, de comunión plena y libremente decidida. Se dará cuenta de que su madre ha estado siempre allí con él, pero ahora la redescubre desde su propia decisión de reconocerla y amarla. De una manera mucho más profunda y vivida, la madre ha retornado a él y él regresado a su madre.
En el flujo vital de cada uno de nosotros, nacemos de la Humanidad como criaturas; y, creciendo y madurando, retornamos, si lo decidimos, como personas libres.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)

Palabras y Palabrejas: Introducción

Introducción.
No soy lingüista; pero soy lo suficientemente viejo como para haber descubierto la gran importancia de las Palabras. No sólo nos comunicamos con palabras sino que también pensamos con palabras. Cuando los niños preguntan qué es eso, esperan escuchar aquella palabra que indica la cosa. Cuando un enfermo va al médico, quiere oír esa palabra (que puede que ni siquiera entienda) que le defina su mal. Si su mal tiene nombre (palabra), quiere decir que, de alguna forma, está controlado.
Entendemos el mundo que nos rodea con palabras. Como dice la maestra Sullivan a su alumna Hellen, invidente y sorda: "Con una sola palabra puedo ponerte el mundo en las manos" (Film: El Milagro de Annie Sullivan).
Durante mucho tiempo los jerarcas de toda clase han procurado tener el control de las palabras. Quien domina las palabras domina las mentes; y quien domina las mentes domina el mundo.
El uso dominador de las palabras se ha dado en todos los campos, pero ha sido especialmente grave y perverso en el ámbito de las religiones; y en particular en la Iglesia Católica. Los jerarcas de la Iglesia, en contradicción directa con el Evangelio, han pretendido a menudo tener el monopolio de las palabras.
Las consecuencias han sido fatales: unos fieles con una fe dogmatizada y alienante, que es exactamente lo contrario de lo que debería ser.
"Atrévete a pensar", proclama un libro conocido. Es necesario saber pensar con palabras no impuestas. Hoy hemos entrado en una gran crisis de los lenguajes impuestos. Quizás estamos en una situación mejor para entender la gran revolución de Jesús de Nazaret: "Pero vosotros no os dejéis llamar ‘maestro’, porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos" (Mateo 23,8ss).

A pesar de ser cura (por tanto, partícipe de la supuesta jerarquía eclesiástica), me gustaría poner mi granito de arena en esta revolución aún pendiente y del todo urgente: la democratización del lenguaje, como he ido haciendo durante dos ciclos litúrgicos (seis años), utilizando diferentes géneros literarios. Ahora pretendo continuar con otro género literario: el Glosario. Intentaré coger una, dos o tres palabras (o la idea que expresan) del texto evangélico y desentrañarlas. Me gustaría mostrar así que, detrás de cada palabra, puede haber todo un mundo. No elegiré necesariamente las palabras más importantes sino aquellas que "me den más juego" de cara al objetivo que me propongo. A esta nueva sección la llamaré Palabras y palabrejas.
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)

martes, 18 de noviembre de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Jesucristo, Rey del Universo - Ciclo A

Evangelio

 Mateo 25, 31-46

En aquel tiempo,' dijo Jesús a sus discípulos:
-«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.
Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras.
Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha:
"Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.
Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme."
Entonces los justos le contestarán:
"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?»
Y el rey les dirá:  "Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis."
Y entonces dirá a los de su izquierda:
"Apartaos de mi, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis."
Entonces también éstos contestarán:
"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?"
Y él replicará:
"Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo."
Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.»

Entrevista


Entrevistas con Fid'ho
Jesucristo, Rey del Universo – Ciclo A 

Evy
Querido Fid'ho: hemos llegado al final de nuestras entrevistas, según habíamos pactado. Durante todo un año, cada domingo, he ido preparando estos encuentros leyendo los fragmentos de los evangelios correspondientes. Para mí, ha sido enriquecedor. Y celebro que estas entrevistas acaben bien para ti. Quiero decir que acaben con esta fiesta que te proclama "Rey".
Con todo, si me lo permites todavía una vez, te diré que me parece muy extraña esta fiesta de "Cristo Rey". ¿Rey de quién? ¿No contradice, esta fiesta, el significado de tu nombre más real: Hijo del Hombre?
Fid'ho
Ya en mi tiempo por Palestina tuve que defenderme de esa manía de tantos humanos por buscar reyes o líderes. Unos me querían rey; otros me condenaron porque me hacía rey … ¡Fue como el “juego de los disparates”! …
Evy
Pero el evangelio que hemos leído dice claramente que tú, el Hijo del Hombre, vendrás con Poder y te sentarás en un trono glorioso. Por lo tanto: ¿eres o no eres rey?
Fid'ho
Me haces la misma pregunta que me hizo el representante del Imperio en mi Pasión. En la Cruz, el cartel de mi condena decía: Jesús nazareno, Rey de los Judíos. Fue el único momento en que acepté ser rey, porque quedaba bien claro que mi único trono es la Cruz.
Evy
¿La Cruz, tu único trono?
Fid'ho
Sí, Evy. La Cruz es mi único trono.
En la Cruz me mostré como vida que se entrega. La Cruz, y Yo como su fruto, reinstaurábamos aquel mítico Árbol de la Vida que tenía la capacidad de cambiar el significado de la Muerte. Desde entonces, soy también el criterio (o "juez") de Humanidad: quien da la vida por los demás es humano; quien desprecia la vida de los demás es inhumano.
Evy
"Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis". Imagino que estas palabras son el punto de sostén de la Humanidad; son la clave para saber cuando somos o dejamos de ser humanos.
Ahora lo entiendo: tu Cruz queda plantada en medio de la Humanidad. Como una bandera elevada, todo el mundo puede descubrir cuáles son los sentimientos de su corazón, incluso los más escondidos. Por eso es también una bandera discutida. Discutida por todo el que pretende esconder sentimientos de superioridad con la excusa que sea.
Quizás la palabra "rey" no es la más acertada, pero expresa el criterio único y seguro para valorar el comportamiento humano.
Fid'ho
Mi "trono" está en todos los lugares donde existen seres humanos. Todo el mundo lo puede contemplar, acogiéndolo o despreciándolo, sea cual sea su religión, su etnia o su Cultura. Quien me recibe, encuentra la Vida; quien no me recibe, permanece en la Oscuridad.
=============================
Nota.
Con esta, acaban las Entrevistas con Fid'ho. 
A partir del próximo domingo, Primero de Adviento del año B, intentaré continuar mis reflexiones sobre el Evangelio de cada domingo usando un nuevo género literario, muy elemental: el Vocabulario. Por ello, nombrare la nueva sección: ”Palabras y palabritas".
El "lenguaje" es hoy el gran reto de la Iglesia y de la Sociedad. En un mundo plural conviene ir encontrando un lenguaje que asuma y exprese la pluralidad, y que sirva de base para la nueva convivencia más justa, abierta a las esperanzas del corazón humano.
El lenguaje es indispensable. Pero cuando no se genera desde el Pueblo, se impone desde el Poder. Entonces es utilizado para implantar nuevas esclavitudes, tal vez inconscientes, pero más profundas.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


REFLEXIONES DOMINICALES. Jesucristo, Rey del Universo. Ciclo A.

JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO
Por cerezo Barredo. Ciclo A.
PROYECTO DE HOMILÍA.

He aquí una BUENA FIESTA con un MAL LENGUAJE.
Una "Buena Fiesta".
Porque es reconfortante poder terminar el año litúrgico celebrando el éxito de la Humanidad.
Desde el primer capítulo de la Biblia se nos presenta el propósito de Dios de crear al Hombre a su imagen y semejanza. Y este hombre, imagen y semejanza de Dios, está destinado a ser rey de la creación (Génesis, 1,26–29).
Pero cuando miramos la historia de la Humanidad comprobamos que la inmensa mayoría de los humanos ha vivido y vive bajo el peso de la opresión, del dolor y de la muerte. Parecería, pues, que el proyecto de Dios ha fracasado.
Pero en Jesús de Nazaret –que también es un condenado a muerte– descubrimos que esta nuestra vida sobre la tierra no es todavía la Vida a la que estamos llamados sino el camino hacia la Vida. Esto cambia radicalmente el significado del sufrimiento y de la muerte. La muerte ya no conlleva el fracaso de la Vida sino el termino del camino que lleva a la Vida.
No es en los que mueren o son asesinados donde la Vida fracasa, sino en los asesinos. Cierto: en estos la Vida ha fracasado. En cambio, aquellos en los que la Vida ha logrado triunfar son "una muchedumbre inmensa, que nadie podía contar … Gente de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas", como leíamos el día de Todos los Santos (Apocalipsis 7, 9). Todo aquel quien ama, recorre con éxito el camino hacia la Vida, y se convierte en imagen y semejanza de Dios, porque Dios es amor (1ª Carta de Juan 4,8).
Un "mal lenguaje".
Porque la expresión "Jesucristo, Rey del universo", en una sociedad plural como la nuestra, existe el peligro de ser entendida en sentido fundamentalista, tanto por los no cristianos como por muchos de los propios cristianos. Ocurrió lo mismo con la palabra "mesías" en tiempos de Jesús. Los evangelios nos dicen una y otra vez que Jesús prohibió severamente a sus discípulos que dijeran a nadie que él era el mesías (Marcos 8,30).
Los evangelios sólo aceptan para Jesús el calificativo de "mesías" o "rey" en el contexto de la Cruz. Es decir: cuando no existe la más mínima posibilidad de interpretar erróneamente su "realeza"; una realeza que tiene, por único trono, la Cruz.
Pero cuando el mensaje cristiano se ha convertido en una religión con más de mil millones de "seguidores", y el "vicario de Cristo" es un "Jefe de Estado" con embajadores en la mayoría de los países … entonces, una fiesta que se nombre "Jesucristo, rey de todo el mundo" conlleva una ambigüedad peligrosa y provocativa.
¿Cómo os parece que será interpretada esta fiesta por los compañeros musulmanes, budistas o simplemente no religiosos?
¿Cómo reaccionaríamos nosotros si en las mezquitas de nuestro país celebraran una fiesta similar, pero desde el punto de vista del Islam?
El evangelio de hoy nos sitúa en la perspectiva correcta. Nos habla de Jesús con la expresión "el Hijo del hombre". Es decir: el Hombre.
El ser humano es el criterio de evaluación. La escenificación que hace Mateo es solemne y radical. Sólo hay dos clases de personas:
– las que han atendido al Hombre en el prójimo,
– y las que no han atendido al Hombre en el prójimo.
Sólo hay dos sentencias: "Venid, benditos" a los primeros, y "Lejos de mí, malditos" a los segundos.
"Venid benditos de mi Padre … cuando yo tenía hambre, me disteis de comer, cuando tenía sed me disteis de beber, …
Lejos de mí, malditos … cuando yo tenía hambre, no me disteis de comer, cuando tenía sed, no me disteis de beber … ".
Ninguna referencia a si eran de una religión o de otra o sin religión. Ninguna alusión a otras cosas que no sean el comportamiento generoso y solidario hacia los demás.
Y no valen las excusas: "Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos? Y él replicará: Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo.".
No se nos habla de Jesús como fundador, iniciador o centro de una religión. Se nos habla del ser humano, por humilde que sea.
Siguiendo el lenguaje de este evangelio, quizás sería más oportuno nombrar a esta celebración final del año litúrgico: "Fiesta del Hombre, Rey de la Creación". Pero, dado que la palabra "rey" está tan devaluada, quizá podríamos decir simplemente: "Fiesta de la Plenitud humana".
MENSAJE
El ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios, llega a su plenitud aprendiendo a amar a los demás. Para hacer este aprendizaje ha recibido el don de la vida terrena como camino hacia la Vida. "Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo".
RESPUESTA
A) Esforzarnos para adecuar el lenguaje a la nueva situación de pluralismo. El lenguaje es para expresarse, pero recordando que también llega a los demás, los que lo entenderán desde su propia experiencia y forma de pensar.
El lenguaje debe ser apto para convertirse en diálogo; y para que el diálogo sea correcto hay que tener siempre en cuenta como será entendido.
B) Sea cual sea nuestra religión o no–religión, hay que atender al prójimo, por humilde que sea.
También hay que decir que vivimos en una sociedad en la que el mensaje de Jesús ha entrado suficientemente como para que la atención al prójimo haya tomado, en buena parte, la forma de Servicios Sociales. Cabe alegrarse de esta situación y es necesario colaborar desde la propia situación; por ejemplo: pagando los impuestos que hacen posibles estos servicios, y controlando su uso, destino y gestión; supliendo deficiencias; … También hay que no abusar de estos servicios, porque los abusos de unos impiden que se beneficien quienes realmente los necesitan.
Hoy, los servicios sociales están tan "erosionados" por personas que no los necesitan realmente, por empresas poderosas que abusan o por una gestión incorrecta, que a menudo no llegan a quienes los necesitan de verdad. No lo podemos tolerar, ni excusar sus causas.
Y eso sin hablar de las diferencias que una incorrecta distribución de las riquezas ha generado entre los países. No hay "países pobres" y "países ricos" sino países empobrecidos y países enriquecidos.
PREGUNTAS para el diálogo.
  1. El mensaje central de la fiesta de hoy coincide bastante con las diferentes declaraciones de la ONU sobre “Derechos Humanos” y “Derechos de la infancia”, … Buscad diferencias y coincidencias.
  2. El evangelio de hoy hace inclusión con el evangelio de las Bienaventuranzas (Mateo 5, 1ss). A la palabra "Bienaventurados" corresponde ahora la expresión "venid benditos de mi Padre". Comparad los dos textos.
  3. Con este domingo termina el actual año litúrgico A. El próximo domingo comenzaremos uno nuevo: año litúrgico B. ¿Tenéis una idea bastante precisa sobre el significado del Año Litúrgico en su conjunto? ¿Cuáles son sus fiestas de referencia? ¿Qué significan las letras A, B, y C para identificar un año litúrgico?

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


martes, 11 de noviembre de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo XXXIII de Ordinario - Ciclo A

Evangelio

 Mateo 25, 14-30

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
-«Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó.
El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.
Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos.
Se acercó el que habla recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: "Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco." Su señor le dijo: "Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor."
Se acercó luego el que habla recibido dos talentos y dijo: "Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos." Su señor le dijo: "Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor."
Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y dijo: "Señor, sabia que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder mi talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo."
El señor le respondió: "Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Con que sabias que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues deblas haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene.
Y a ese empleado inútil echadle fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes."

Entrevista


Entrevistas con Fid'ho
Domingo XXXIII de Ordinario – Ciclo A 

Podéis leer los apuntes de homilía pulsando aquí.
Evy
Tengo la impresión de que con esta parábola quieres decir muchas cosas… Estoy de acuerdo con lo que ocurre con aquel que recibió un talento de plata, que lo enterró "por seguridad". Me parece normal que se le quitara, ya que había demostrado su inoperancia. En cambio, me sorprende mucho que, en vez de dar su talento de plata a quien tenía sólo cuatro, fuera dado a quien ya tenía diez. Me parece injusto, porque los dos habían mostrado el mismo interés y su capacidad para doblar el capital.
Fid'ho
Celebro tu deseo de justicia, Evy. Pero aquí no se trata de justicia. En esta parábola, los “talentos de plata” significan la vida que cada uno ha recibido para que sea un buen administrador. Se quiere destacar una característica que es esencial para la vida: la creatividad. Quien por miedo o por pereza renuncia a la creatividad, es como si no viviera. Cuanta más vida, más creatividad; y cuanta más creatividad, más vida. Esto es lo que quiere significar la expresión: al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene.
Evy
Dicho de otra manera: la vida se genera desde la vida.
Esto ya lo entiendo, y lo experimento cada día en mí mismo y en mi entorno. Pero también es verdad que unos empiezan con "uno", otros con "dos" y otros con "cinco". ¿Por qué esta diferencia?
Fid'ho
Aquí los números sólo sirven para poner de relieve otra calidad de la vida: la diversidad. Los "depósitos" son diferentes y variados, pero el resultado final es el mismo para todos, si se ha sido fiel. En esta parábola el resultado final viene indicado claramente por estas palabras: Entra a celebrarlo con tu Señor. No se trata de una celebración ocasional. Indica la participación permanente en la Vida misma del "Señor"; es decir: del Padre. Todos los ríos, grandes o pequeños, llevan a la Mar inmensa, que representa la plenitud de todos. Igualmente todas las vidas llevan a la VIDA, donde cada una encuentra su Plenitud.
Evy
Pero aquel que sólo había recibido un talento de plata y lo enterró, fue echado fuera, ¡a las tinieblas! …
Fid'ho
"Ser echado fuera" no es un castigo sino la situación que él mismo ha escogido por propia decisión. Quien no quiere "vivir", queda fuera del ámbito de la Vida. Los "llanto y crujir de dientes" tienen una intención pedagógica: la no–vida es sentida como un mal cuando se ha sido invitado a la vida.
Evy
Y, ¿no hay ninguna solución?
Fid'ho
No me toca a mí responder sobre esto. No lo sé. Como hijo del hombre mi misión es construir Humanidad con todos aquellos que quieren construirla. Y no puedo ofrecer otras alternativas, si es que existen…

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


REFLEXIONES DOMINICALES. DOMINGO XXXIII DE ORDINARIO. CICLO A.

DOMINGO XXXIII DE ORDINARIO
Por cerezo Barredo. Ciclo A.
PROYECTO DE HOMILÍA.

Estamos llegando al final del Año Litúrgico.
El Evangelio de Mateo nos ha ido presentando el "camino de la Vida" a través del "camino de Jesús". El Nazareno, que había comenzado su camino en Belén (una manera de indicar que su camino conecta con toda la Historia anterior, y la continua), al final ha llegado a Jerusalén, la ciudad donde la alianza de Dios con Israel había sido secuestrada por los grandes sacerdotes y ancianos del pueblo. Jesús ha denunciado esta situación, se ha enfrentado a las autoridades y ha reconstituido el "pueblo elegido", personificado primero en los "12" apóstoles, y después en los "hermanos".
Después de que las autoridades ya hayan decidido matar a Jesús, Mateo pone su boca un largo discurso, llamado discurso escatológico porque habla del fin de los tiempos, o mejor, el final del camino (eskhatos = final).
Es el quinto y último de los grandes "discursos" que articulan el evangelio de Mateo, en paralelismo con el 5 libros de la Ley de Moisés ("Pentateuco").
En el quinto libro del Pentateuco, (el Deuteronomio, que significa "segunda ley") Moisés, antes de morir, se despide de su pueblo dándoles las últimas instrucciones para la nueva etapa que comenzarán al entrar en la Tierra Prometida.
También Jesús, Nuevo Moisés en el lenguaje de Mateo, se dirige a los discípulos. No se despide, pero, antes de morir, les cuenta la nueva situación en que se encontrarán y qué actitudes deben tener.
En la parábola de hoy (que forma parte del Discurso escatológico) Jesús les habla de un hombre que hizo un largo viaje: clara referencia a su muerte y a la ausencia que experimentarán los discípulos antes que regrese.
Este largo discurso termina presentándonos el "juicio final" presidido por el Hijo del Hombre. (Lo leeremos el próximo domingo, y marcará el cierre del actual año litúrgico).
Todo el discurso escatológico, Mateo lo sitúa como respuesta a una pregunta de los discípulos a Jesús. Los discípulos le muestran la "maravilla" de las construcciones del templo vistas desde el Monte de los Olivos. Jesús les advierte que de todo aquello no quedará piedra sobre piedra (Mateo 24,2). Es entonces cuando los discípulos le preguntan: ¿cuando pasará esto y cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo?
Los discípulos, como la mayoría de los judíos, consideran que serán simultáneos los tres eventos: la destrucción del templo, la venida definitiva del Mesías y el fin del mundo.
Mateo sitúa el discurso escatológico como respuesta a esta pregunta. No hay que perder esto de vista.
Las distintas secciones de este largo discurso están centradas en un personaje que llega: el Hijo del Hombre, que a veces es llamado "el esposo" o "el propietario".
En el evangelio de hoy se trata de un "hombre" que se va para hacer un largo viaje (alusión, como ya he dicho, a la muerte de Jesús, experimentada por los discípulos como "ausencia"). Por eso confía sus bienes a sus siervos (discípulos), a cada uno según su capacidad.
Cuando regresa, después de mucho tiempo, les pide cuentas, y se muestra muy generoso con los sirvientes que han hecho rendir los talentos que habían recibido. El evangelio habla de "talentos", una medida de peso correspondiente a unos veinticinco quilos de plata. El misal catalán ha traducido "talento" por "millón". Quizás en este caso hubiera sido mejor mantener la palabra talento, dado su significado simbólico.
La generosidad del amo se manifiesta no sólo porque aumenta los bienes confiados a los sirvientes buenos sino, y sobre todo, porque les invita a participar de su propia vida: "Entra a celebrarlo con tu Señor". Literalmente: "Entra en el gozo de tu Señor". ¡No podrían recibir una recompensa mayor!
Pero sorprende la dureza con el siervo malo y perezoso. Como en el caso de las cinco chicas que no habían tomado aceite para sus lámparas (domingo pasado), este siervo perezoso es arrojado afuera, a las tinieblas.
¿No es demasiado dura la reacción de este "amo", que representa a Dios?
El sirviente perezoso, en realidad no ha hecho ningún mal; sólo ha sido perezoso y cobarde…
Como ya comentaba el pasado domingo, "estar fuera, en la oscuridad", no es ningún castigo sobreañadido; es simplemente la vertiente negativa de no haber aceptado el don. Si cerramos los ojos para no recibir luz, nos quedamos a oscuras. No es un castigo; es sólo la consecuencia de cerrar los ojos, ya que los ojos humanos, para ver, tienen que estar abiertos; y eso depende de nosotros.
Pero, además: ¿qué quiere decir en este caso ser un buen sirviente? ¿Qué quiere decir administrar bien los "talentos" recibidos?
Aunque esto depende de los dones que cada uno ha recibido, en definitiva el buen servicio se reduce a esto: "tenía hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber…". Por el contrario, el mal servicio se reduce a esto: "tenía hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber…" (como leeremos el próximo domingo).
En realidad los "talentos recibidos" consisten en un "corazón con capacidad de amar".
Los humanos hemos recibido un corazón para amar. Si amamos, habremos sido buenos administradores y seremos invitados a participar en el gozo de Dios; si no amamos, el corazón recibido queda malogrado, y vale más "darlo" a quien quiera usarlo. "Quitadle este millón y dadlo al que tiene diez, porque a los que tienen, les daré aún más y tendrán a rebosar, pero a los que no tienen, les tomaré hasta lo que les queda".
MENSAJE
Los "talentos" recibidos son para hacerlos fructificar. En el evangelio de Juan se expresa esto mismo con otra comparación: "Los sarmientos que no dan fruto, los corta, pero los que dan fruto, los limpia para que den más" (Juan 15,2).
En realidad, esto de "dar fruto" no es un trabajo añadido a la vida, sino que es el sentido de la vida; la forma de vivirla; o mejor, la forma de convivirla.
RESPUESTA
En nuestra sociedad no está de moda preguntarse sobre el sentido de la vida. En cambio se ha puesto de moda una especie de "vitalismo puro", como si vivir fuera sólo "vivir".
Teóricamente esto (vivir es "vivir") puede parecer muy correcto, pero en la práctica no funciona.
En la práctica, el ser humano experimenta que vivir significa vivir para; y vivir para comporta dar sentido a nuestra vida.
De hecho, también aquellos que sólo intentan "vivir", en la práctica viven para divertirse, para pasarlo bien, …
Es cierto: todos deseamos el placer y la felicidad. Pero el placer y la felicidad no son realidades objetivas que se pueden conseguir buscándolas directamente. El placer y la felicidad son realidades subjetivas, que experimentamos como resultado o fruto de otra cosa.
Hay un primer nivel de placer (que compartimos con los animales) que es el resultado de satisfacer las necesidades, físicas o psíquicas. Comer es placentero cuando tenemos hambre; pero nos repugna cuando estamos hartos. Un baño de agua fresca nos viene muy bien cuando estamos acalorados; pero no nos gusta si tenemos frío. También nos da placer la compañía de un ser querido cuando nos sentimos solos; o el placer de aprender cuando nos sentimos ignorantes.
También hay un segundo nivel de placer o de felicidad, específicamente humano, que no depende de nuestras necesidades sino que corresponde al desarrollo y ejercicio de nuestras capacidades.
Tenemos la maravillosa capacidad de amar. Cuando nos encontramos con los demás, si les atendemos, si les tenemos en cuenta, si hacemos de nuestra vida una respuesta a su presencia (diálogo), experimentaremos otra clase de felicidad que nos llega como un don de la persona o de las personas presentes, y como fruto de nuestra respuesta generosa a su presencia.
No hay posibilidad de trampa. Si alguien se decía: "Seré generoso con los demás porque así seré feliz", este fin, en realidad, no sería generoso sino que utilizaría a los demás para ser feliz. Por tanto, no podría disfrutar nunca de la felicidad que nace de la generosidad.
Esta felicidad nos prepara para participar en la felicidad de Dios mismo. Por eso cuando el evangelio dice "Entra en el gozo de tu Señor", no es una expresión metafórica sino real.
Así pues, administrar bien los "talentos recibidos" significa estar atentos a los demás y conducirnos con generosidad hacia ellos.
La 1ª Lectura nos presenta a la buena esposa como ejemplo de una vida llena de frutos. Es de justicia reconocer la ganancia extraordinaria que para la Vida Humana ha comportado la ejemplar generosidad de la mujer. Con todo, hay que superar el esquema machista que aún presenta esta Lectura (de más de 2500 años de antigüedad). Hoy todavía, a menudo se considera que la igualdad entre mujer y hombre conlleva que las mujeres sean como los hombres. No obstante, son muchos los campos en los que la igualdad se debería hacer a la inversa, siendo los hombres como las mujeres. La generosidad es uno de esos campos.
PREGUNTAS para el diálogo.
  1. Seguro que habréis experimentado la felicidad de la generosidad. Tratad de recordar algún momento especial y, si lo consideráis oportuno, compartidlo con el resto del grupo.
  2. Lo contrario de la convivencia generosa es el ensimismamiento en el propio YO. Lo contrario de la comunión es la soledad. Pero no es lo mismo "estar solo" que "sentirse solo". Comentad las diferencias, sobre todo en relación al gozo de la comunión.
  3. El encuentro de la comunidad es una cata avanzada del gozo del Señor, que nos llega como un don recibido de los demás. ¿Sentimos agradecimiento hacia los demás por este don recibido? ("Eucaristía" significa "Acción de gracias").

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)