Traductor

sábado, 6 de diciembre de 2014

Inmaculada Concepción. Palabras y Palabrejas: "Nazaret". "Estéril"

LA INMACULADA CONCEPCIÓN.


Palabras y palabrejas

"Nazaret". "Estéril".
5. Nazaret (... un pueblo de Galilea llamado Nazaret)
A pesar de que, según los Evangelios de Mateo y Lucas, Jesús naciera en Belén, nunca es llamado Betlemita, sino nazareno.
Aunque Jesús algunas veces es llamado "hijo de David" y que la ciudad de David es Belén, Jesús no tiene ninguna relación con Belén más allá del hecho puntual de su nacimiento.
Nazaret, como pueblo, no aparece nunca en los Escritos de la Biblia anteriores a Jesús. Pero los Evangelios relacionan, a través de la palabra "retoño", Belén y Nazaret. Belén era la ciudad de David, y fue a David a quien se hizo la promesa de que, gracias a un descendiente (retoño) suyo, su reino duraría para siempre. La palabra "nazareno" suena igual (en arameo) que otra palabra que significa "retoño". Llamando Jesús "el nazareno" se quiere significar que en Jesús se cumple la promesa hecha a David; promesa que ya había sido hecha a Israel en la persona de Jesé, el padre de David (2Sam 7: 12ss. Is 06:13; 11: 1ss. Jer 23: 5ss; 33:15. Rom 15:12. Ap 5: 5; 22:16). Como Pueblo, Israel había sido amado por Dios, y elegido para llevar a toda la Humanidad la Buena Nueva de los proyectos de Dios.
En el Evangelio de Juan esta conexión entre "retoño" y "nazareno" se hace más evidente relacionándola con la imagen del huerto. Los que buscan a Jesús para detenerlo, entran en el huerto de Getsemaní y preguntan dónde está el retoño (- ¿A quién buscáis? - A Jesús el Nazareno. - Soy Yo. Juan 18: 1ss). El rótulo de la Cruz recordará que el sentenciado es "Jesús nazareno, rey de los Judíos" (Juan 19:19). Y aún más: cerca del Calvario había un (otro) huerto, donde los discípulos trasplantarán el "retoño" que los homicidas querían matar (Lucas 20: 14ss). El "retoño" crecerá tanto que María Magdalena lo confundirá con el hortelano (Juan 20:15). 

========================
6. Estéril. (... Ella que llamaban estéril ya se encuentra en el sexto mes).
El contrapunto del huerto (sitio de gran fertilidad) es la esterilidad.
Con dos relatos paralelos, el evangelio de Lucas "contrapone" la esterilidad de una pareja anciana, relacionada con el templo de Jerusalén (Lc 1: 5ss) y la fertilidad activa de una chica de un pueblo llamado Nazaret. La intención de estos relatos paralelos es mostrar la esterilidad de la Religión (templo y sacerdotes) y la fecundidad de la nueva situación representada por María a quien se dice: tendrás un hijo y le pondrás por nombre Jesús.
Con todo, en este caso, la esterilidad no se contrapone a la fertilidad sino que ambas muestran el poder de Dios haciendo que la mujer estéril pueda concebir, y que la que no conocía varón pueda dar a luz.
La capacidad generadora de María proviene directamente de Dios. Por joven y casada que sea, es incapaz de alumbrar sola al Hombre que Dios ha proyectado: Será grande, le llamarán Hijo del Altísimo.
La esterilidad, entendida normalmente de la mujer, es una constante en la Historia del Pueblo Elegido. Se afirma de Sara, la mujer de Abraham, el gran patriarca del Pueblo de Israel. Génesis 11:30. De Rebeca, la mujer de Isaac. Génesis 25:21. De Ana, la madre del gran profeta Samuel, organizador de Israel como Pueblo. 1Samuel 1: 5. De Isabel, madre del Precursor. La esterilidad sirve de lenguaje para poner en evidencia que la Humanidad es incapaz por sí sola de engendrar al Hombre que Dios ha proyectado (Hagamos al Hombre a imagen y semejanza nuestra. Génesis 1:26). María estaba casada con José. Él podía hacerla madre de un hijo de José, o, incluso, de un hijo del linaje de David; pero no podía hacerla madre de un hijo que fuera llamado hijo del Altísimo. Y este es precisamente el proyecto de Dios.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)