Traductor

miércoles, 14 de enero de 2015

Domingo II de Ordinario . Ciclo B. Palabras y Palabrejas: “Juan".

DOMINGO II DE ORDINARIO. CICLO B.

Palabras y palabrejas

“JUAN".
"Juan" (Juan estaba con dos de sus discípulos).
Hay personas que se hacen un lío a la hora de identificar, dentro de los Evangelios, el nombre Juan. Esto se debe a que hay dos personas principales con este nombre. Y también se debe a una suposición desafortunada, que acaba de complicar la cosa.
El nombre Juan es muy habitual en la Biblia. Significa "Dios ha dado" o "Dios es propicio" o "Dios ha escuchado" o "Dios se ha compadecido" … A pesar de ser un nombre muy habitual, cuando los Evangelios insisten en el nombre, es porque quieren llamar la atención sobre su significado. Este es el caso de Juan Bautista. Tanto el Evangelio de Lucas como el Cuarto Evangelio insisten en su nombre. En Lucas, se insiste en que el hijo de Zacarías e Isabel "se debe llamar Juan" (Lucas 1:13 y 01:59). El Cuarto Evangelio le hace intervenir directamente en el proyecto de Dios sobre la humanidad. "Dios envió a un hombre que se llamaba Juan …" (Juan 1: 6).
Juan Bautista. Es la primera persona importante de nombre Juan de que hablan los Evangelios. Se le llama Bautista porque bautizaba, antes de la llegada de Jesús. Se le llama también el Precursor, ya que su misión era preceder a Jesús (el Mesías) y señalar su llegada.
De él dice Jesús: entre los nacidos de mujer no ha habido uno mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el Reino de los cielos es mayor que él (Mateo 11:11).
En los Evangelios Sinópticos, Joan Bautista personifica a todos los profetas de Israel que habían anunciado la obra del futuro Mesías. En el Cuarto Evangelio, Juan Bautista encarna el esfuerzo de toda la Humanidad por encontrar el sentido de la Vida, antes de Jesús. Diciendo que fue enviado por Dios, reconoce y da valor al esfuerzo de todas las religiones, filosofías o humanismos que han buscado comprender al Hombre y su destino. Toda esta investigación humana forma parte del Proyecto de Dios, porque "Dios es propicio" ("Juan").
Juan Apóstol. Es uno de los doce apóstoles llamados por Jesús. No he encontrado ningún comentarista que le relacione, por tener el mismo nombre, con Juan Bautista. Es cierto que el nombre Juan era muy común. Con todo, dado que los relatos evangélicos no hacen biografía sino que con cada detalle quieren sugerir algo significativo, no es difícil de imaginar que, con la coincidencia de nombres, se quisiera insinuar alguna coincidencia de actitudes. Los Evangelios narran de manera muy clara la dificultad de los Doce para entender el mensaje de Jesús. Y esto sería debido al hecho de estar anclados en la mentalidad representada por Juan Bautista. De hecho, en el Cuarto Evangelio (que no habla de Juan Apóstol), este anclaje se insinúa en la figura de Pedro, cuando se le llama hijo de Juan.
Y es sobre este Juan apóstol que, suposiciones sin fundamento, han complicado mucho su identidad. Para entender estas suposiciones hay que diferenciar los tres Evangelios llamados Sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas) y el Cuarto Evangelio. El Cuarto Evangelio en ningún momento da la lista completa de los Doce Apóstoles. Habla de los Doce, pero sólo cita el nombre de siete: Andrés, Simón (Pedro) Felipe, Nathanael, Tomás y los dos Judas: el no traidor y el traidor. No habla explícitamente de Juan, aunque utiliza la expresión "los hijos de Zebedeo" (que, según los otros Evangelios eran Juan y Santiago).
Como resulta sorprendente que un evangelio no hable del apóstol Juan, se supuso que era porque él era el autor del Cuarto Evangelio, y que, por modestia, no utilizaba su nombre propio. Esta suposición hoy es considerada equivocada, ya que el Cuarto Evangelio es un texto tan elaborado que pide un período más largo que la vida de los apóstoles para irse definiendo. Con todo, desde los inicios de la Iglesia, el cuanto Evangelio es conocido como Evangelio de Juan. Por ello, Juan Apóstol es conocido también como Juan Evangelista para diferenciarlo de Juan Bautista.
Pero hay más. En el Evangelio de Juan aparece un discípulo muy especial: "el discípulo a quién Jesús amaba". No se dice nunca su nombre. Aparece por primera vez cuando Judas se separa de los Doce. Coinciden un momento en la Última Cena cuando Jesús le confía la identidad del traidor; y será el único discípulo que acompañará a Jesús al Calvario, y el primero en "creer" en Él como resucitado.
Como este discípulo confiesa que ha escrito el evangelio para dar testimonio de lo que ha visto (Juan 19:35), se ha identificado, equivocadamente, el discípulo a quién Jesús amaba con Juan Evangelista o Apóstol.
Alguien dirá: ¿Hay algún problema con esta identificación, aparte de ser equivocada?
Normalmente se cree que no. Pero con esta identificación nos podemos perder el mensaje que el evangelista quiere dar cuando introduce la figura singular de "el discípulo a quién Jesús amaba". Porque, si este discípulo fuera el apóstol Juan, ya no hay que buscar más significados; pero es muy posible que, introduciendo este "nuevo discípulo", se quiera decir algo importante al lector sobre sí mismo (como ocurre con el resto de personajes que aparecen en los Evangelios).
¿Qué se quiere decir al lector con la presencia repentina de "el discípulo a quién Jesús amaba ", al final de la vida visible de Jesús?
Posiblemente se le quieran decir tantas cosas que cualquier respuesta quedaría corta. Ahora y aquí quisiera sugerir sólo dos puntos:
– Primero: la presencia del discípulo a quién Jesús amaba humaniza extraordinariamente la tragedia de la traición de Judas y de la Pasión y Muerte de Jesús (del Hombre).
– Segundo: es una sugerencia: leed el final de la vida de Jesús, en el Evangelio de Juan (podéis empezar en la Última Cena, en el capítulo 13) imaginando que vosotros mismos sois "el discípulo a quién Jesús amaba", y observad qué sentimientos afloran en vosotros. Porque las escenas de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús (del Hombre) sólo se pueden "entender" desde dentro. Probadlo, sintiéndoos "el discípulo a quién Jesús amaba".

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)