Traductor

martes, 3 de febrero de 2015

Domingo V de Ordinario . Ciclo B. Palabras y Palabrejas: “Salir".

DOMINGO V DE ORDINARIO. CICLO B.


Palabras y palabrejas

"SALIR".
22. "Salir". (Jesús, saliendo de la sinagoga …)
El verbo "salir", en sus diferentes formas, tiene una gran presencia en los Evangelios. En muchísimos casos quiere ser como un eco del Éxodo (Salida). El relato que se lee este domingo comienza con la "salida" de la Sinagoga. Sorprendentemente, los manuscritos antiguos divergen en la forma que tiene el verbo salir: unos lo ponen en singular (Quien sale es Jesús, con los discípulos), otros lo ponen en plural (Quienes salen son los discípulos, siguiendo a Jesús). Yo no puedo tener opinión propia sobre este punto porque me faltan los conocimientos necesarios. Sin embargo –a pesar de la diferencia de significado según sea en singular o plural– pienso que, teniendo en cuenta todo el Evangelio de Marcos, el mensaje que se quiere ofrecer es claro: la Sinagoga, como institución, ha sido convertida por sus responsables (Grandes Sacerdotes y Maestros de la Ley) en un ámbito de esclavitud; es decir: en una institución "posesiva" de la que conviene salir para alcanzar la Libertad. Este es el mandamiento explícito que Jesús da al espíritu maligno: "Cállate y sal de él" (Domingo pasado). Que, gramaticalmente, el mandamiento no vaya dirigido al hombre poseído sino al espíritu maligno, es por simple coherencia conceptual. La "salida" tiene por destino la Libertad; pero no se puede "mandar" a alguien que sea libre, porque la Libertad nace sólo de la libertad. No se es libre "por obediencia"! Así, pues, el mandamiento es dado directamente al espíritu maligno, pero es para indicar al "poseído" que, para "des–poseerse", debe salir del ámbito posesivo en que ha aceptado estar.
Cuando el evangelio de hoy dice "salir de la sinagoga" se refiere a que, con Jesús como un nuevo Moisés, los discípulos, incluido el nuevo "despojado", salen de la Sinagoga para ir a casa de los hermanos Simón y Andrés.
Esta "casa" de los hermanos Simón y Andrés es bastante singular. A pesar de ser "de Simón y Andrés", en los Evangelios representa la casa de la Comunidad de Jesús en donde la actividad normal es el servicio mutuo, y en donde Jesús se encuentra "en casa". Será una casa abierta a todos: "La población entera se agolpaba a la puerta …". El nuevo Moisés va congregando a la multitud para el nuevo Éxodo, que ya no consistirá en salir de un país sino en liberarse de las servidumbres (posesiones y enfermedades) de cada uno, comenzando por la fiebre que impedía a la suegra de Simón servir a la Comunidad.
Pero la Comunidad alternativa a la Sinagoga no es aún del todo libre. Aparte de la fiebre, todavía no ha superado del todo la inclinación a ser "posesiva": "Todo el mundo te busca …". Pero Jesús replica: «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido.».
Según los Evangelios, se podría decir que vivir es salir. Toda vida comienza dentro, poseída; y crecer consistirá en salir, despojarse, avanzar hacia la libertad. Después, desde la libertad, la vida nos lleva otra vez hacia los demás para construir una comunidad libre. El recorrido está claro; hacerlo, ya es más complicado. Porque la experiencia enseña que también la Comunidad tiene tendencia a volverse posesiva. Cuando esto ocurre, hay que rectificar, o recobrar la actitud de éxodo.
Todo éxodo, visto desde una mentalidad posesiva, será juzgado como infidelidad. Pero no lo es en absoluto, porque toda Comunidad auténtica debe tener como horizonte a la Comunidad universal en la que no quede ni rastro de "posesión".
El gran Éxodo que hoy está experimentando la Iglesia en los países de tradición cristiana quizás sea una reacción a la actitud posesiva que se había instalado en ella. Muchos, según dicen ellos mismos, han salido de la Iglesia para ser más libres. Enhorabuena, si lo han conseguido. Con su éxodo ayudan al resto a reencontrar el mensaje del Evangelio. Las Iglesias cristianas, o somos semilla de libertad, o estorbamos en nuestro mundo, ya bastante complicado.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)