Traductor

miércoles, 13 de mayo de 2015

Ascensión del Señor. Ciclo B. Palabras y Palabrejas: “ASCENSIÓN".

ASCENSIÓN DEL SEÑOR. CICLO B.



Palabras y palabrejas

“ASCENSIÓN". 
39. "Ascensión". (Jesús … subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios).
En este tiempo de satélites y cohetes, el lenguaje de la Ascensión al cielo resulta muy  extraño. Ya que la Tierra, junto con el resto del sistema solar y las galaxias, da vueltas continuamente, ¿cómo imaginamos la Ascensión de Jesús?
Pero ya sabemos que, en el lenguaje religioso, las cosas, desde los astros más grandes hasta los insectos más pequeños, pueden servirnos de símbolo para comunicar experiencias humanas profundas, difíciles de expresar con lenguaje directo.
¿Qué nos quiere decir San Lucas con la expresión subió al cielo?
Nota:
Aunque el evangelio de hoy es de Marcos, la gran mayoría de especialistas están de acuerdo en que las palabras que hemos leído no pertenecen al Evangelio original de Marcos sino que fueron añadidas más tarde. El Evangelio de Marcos termina de tal manera que muchos pensaron que se había perdido el final. Por eso acomodaron un nuevo final, extraido sobre todo de Lucas y de Mateo.
"Subió al cielo". Lucas es un muy buen escritor y consigue con estas simples palabras decir muchas cosas y muy profundas.
Intentaré resumirlo en tres puntos:
A. ¿Qué nos dice sobre Jesús?
"Subió al cielo". Con esta simple frase, el evangelista deja claro que Jesús sentenciado a muerte por todos los Poderes, ha sido acogido por Dios, que así ha anulado la sentencia condenatoria y sus efectos. El "crucificado" es inocente y viviente. Más aún: ha sido constituido Señor de la nueva Humanidad.
B. ¿Qué nos dice sobre los apóstoles y discípulos?
Ellos se quedan sin la presencia física de Jesús. Jesús ya les había dicho: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. (Juan 16: 7). Esto significa que Jesús les ha amado con su presencia física, pero ahora necesitan ser amados con su ausencia física.
Ellos deben madurar, y no lo harían si Jesús continuara físicamente presente. El amor de Jesús hacia los discípulos es humanizador. Para que ellos puedan convertirse plenamente en humanos, Jesús se retira como provocando delante de ellos un "vacío" para que ellos puedan "llenarlo", y así hacerse plenamente humanos. Cuando nacemos no somos plenamente humanos (Seríamos robots!). Nos humanizamos construyendo humanidad. Con su ausencia Jesús "estira" la capacidad humanizadora de sus discípulos, como, en una extracción de sangre, la jeringa "estira" la sangre haciendo el "vacío".
C. ¿Qué nos dice sobre los humanos?
Dado que Jesús es el Hombre, aquello que se dice de Jesús hay que entenderlo, también, de los humanos. Cuando Lucas dice que Jesús "subió al cielo" nos quiere indicar que la última palabra no la tenemos los humanos sino Dios. A menudo los Humanos nos empeñamos en juzgar, condenar y matar. Pues bien: la acción, la condena y el juicio humanos no son la última palabra. La última palabra sólo la tiene Dios; y esta es una palabra de Vida, que corrige todas las palabras inhumanas que podamos decir los Humanos (cuando obramos inhumanamente).
Que Jesús (el Hombre) haya subido al cielo es el fundamento de nuestra esperanza. "Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer" (Lucas 12: 4).
¿Si la palabra de los Poderosos (gobernantes, sumos sacerdotes o maestros de la Ley) no es la última (como a menudo pretenden), por qué la dicen?
Esta pregunta es necesario que nos la hagamos todos cuando sentimos la tentación de decir la última palabra sobre otra persona. La equivocación (y crimen), anulada por Dios, puede ayudarnos a no caer en el mismo mal. Y hacer como aquel centurión que presidió la ejecución de Jesús: “Cuando el centurión vio lo que había acontecido, dio gloria a Dios, diciendo: «Verdaderamente este hombre era justo»” (Lucas 23:47).
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)