Traductor

jueves, 25 de junio de 2015

Domingo XIII de Ordinario . Ciclo B. Palabras y Palabrejas: “Jairo".

DOMINGO XIII DE ORDINARIO. CICLO B.


Palabras y palabrejas

"JAIRO".
45. "Jairo". (... Se acercó un jefe de la sinagoga, que se llamaba Jairo).
"Jairo" es, posiblemente, un personaje representativo de los problemas de algunos Jefes de la sinagoga, sobre todo después de la destrucción del Templo de Jerusalén. Su nombre (que sólo sale en este relato de Marcos y en su paralelo de Lucas) seguramente tiene relación con la acción de Jesús de "despertar" (jair en hebreo) a la hijita del Jefe de la sinagoga. Otros comentaristas lo relacionan con el verbo Yair, resplandecer. En este caso podría indicar que la acción de Jesús fue como una mirada, capaz de iluminar a la Sinagoga en un momento de gran oscuridad para ella.
Para los Judíos, y sobre todo para sus responsables religiosos, la destrucción del Templo de Jerusalén, en los años 70, fue un golpe muy duro. Les obligó a replantearse su manera de entender la Religión. Jerusalén, con su Templo, era el signo más visible y comprobable de la presencia protectora de Dios (Alianza). Que Dios hubiera sido infiel a su pueblo, dejándolo sin protección, era inconcebible. Era blasfemo sólo el hecho de pensarlo. Pero la realidad se imponía: los ejércitos romanos habían destruido totalmente el Templo, y toda Jerusalén, la Ciudad de Dios.
Esta triste situación debía tener algún significado. ¿Sería verdad que aquel Jesús de Nazaret que las autoridades habían hecho crucificar, era realmente el Mesías? ¿Y el Reino de Dios que él predicaba, tan diferente de como se lo imaginaban ellos, sería realmente el nuevo "Reino" que Dios quería? Ante las ruinas de Jerusalén, estas preguntas eran inevitables, sobre todo para los responsables religiosos.
El relato de Jairo quiere ser la respuesta que los Evangelios dan a estas preguntas. Lo hacen con una escenificación de un gran dramatismo.
La situación de Jairo se presenta desesperada: su hija se está muriendo. En cambio Jesús les dice que sólo duerme. Por la receta que les da, se entiende que la niña duerme porque le falta el alimento necesario para mantenerse activa. De hecho, cuando Jesús le da la mano, ella se levanta y camina. "Y les dijo que dieran de comer a la niña".
En el lenguaje religioso de las sinagogas, la enseñanza de la Torá (la Ley de Dios) es el alimento que mantiene la fe de los Israelitas. Por eso a menudo la Ley de Moisés es llamada "pan del cielo".
También se hace notar que la niña tenía doce años. "Doce" es la cifra que identifica a Israel como Pueblo elegido. Por otra parte, y de acuerdo con la Ley de Moisés, una niña se convierte en mujer (capaz de engendrar nueva vida) a los doce años.
Todo esto indica el sentido exacto (y revolucionario!) del relato de este domingo: esta chica ("hijita" para el Jefe de la sinagoga) ha vivido durante su infancia gracias al "pan de vida" (la "Ley") que Moisés dio a los Israelitas. Pero este "pan" ya no tiene capacidad para continuar alimentándola cuando ella se convierte en adulta.
Esta niña representa, pues, al Pueblo elegido que, hasta ahora, le ha sido suficiente el alimento de la Ley, pero, llegado el momento de convertirse en adulto, necesita un nuevo alimento: el que dará Jesús.
Aunque con un lenguaje diferente, este relato nos dice lo mismo que el evangelio de Juan en su capítulo 6º (que leeremos en la misa dentro de cuatro domingos): Y Jesús les dijo: «De cierto, de cierto les digo, que no fue Moisés quien les dio el pan del cielo, sino que es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. 33 Y el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.» (Juan 6,32).
La figura de Jairo es de gran actualidad. ¡Cuántos Jefes de comunidades (obispos, sacerdotes ...) ven que sus "hijitas" están muriendo! Jesús dice que hay que alimentarlas. Pero antes había dicho a Jairo: «Ten fe y no temas." Ahora, quizás nos falte fe; lo que seguro que hay en muchos Jefes de comunidad es miedo. ¡Mucho miedo! Demasiado miedo a que la "niña" se haga adulta y camine por su propia cuenta.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)