Traductor

jueves, 23 de julio de 2015

Domingo XVII de Ordinario . Ciclo B. Palabras y Palabrejas: “Apoderarse".

DOMINGO XVII DE ORDINARIO. CICLO B.


Palabras y palabrejas

"Apoderarse".
49. "Apoderarse". (Jesús entonces, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey…).
N.T. El misal catalán dice ”apoderarse”, en el español habla de “llevarse”. El significado, no obstante, debe ser el mismo. 
La frase en la que se encuentra la palabra "apoderarse" es realmente sorprendente. Se podría hablar de apoderarse de alguien para hacer un esclavo, un sirviente, un trabajador, un cautivo, un rehén para intercambiar … Pero apoderarse de alguien para hacerlo rey parece intrínsecamente contradictorio. ¡¿Cómo convertir en rey a alguien de quien previamente nos hemos apoderado?! Y, sin embargo, esta es la afirmación que hace el evangelio de Juan con relación a Jesús.
"Con relación a Jesús". Esta referencia es importante. Sobre todo por dos motivos:
  • A. Ya sabemos que, en el evangelio de Juan, Jesús encarna al Hombre. "He aquí el Hombre", declara Pilatos ante el Pueblo (Juan 19: 5).
  • B. En Jesús descubrimos que lo más propio y característico del Hombre es que su vida toma forma de vida–que–se–entrega. Como vida–que–se–entrega corre el riesgo de que alguien se apodere, no para compartirla sino para fines impropios. Judas la tomó para ir a venderla (Juan 13: 2.26ss)
¿Qué sucede si alguien se apodera de Jesús para hacerlo rey?
Los Evangelios son precisamente eso: relatos del proceso por el que los Sumos Sacerdotes (con el Pueblo) exhiben a Jesús en la Cruz, como rey. "Este es Jesús, el rey de los Judíos" (Mateo 27:37). Es cierto que, según el evangelio de Juan, los Sumos Sacerdotes pidieron cambiar este cartel de la Cruz (Juan 19:21). Pero la respuesta del representante de la autoridad imperial fue categórica: "Lo que he escrito, está escrito". Y para los Judíos "lo que está escrito" significa algo irrevocable e indiscutible porque expresa la voluntad de Dios.
Tenemos, pues, que, apoderándose de Jesús para hacerlo rey, los Judíos cumplían lo que está escrito; es decir: cumplían el proyecto de Dios sobre Jesús. Más aún: cumplían el proyecto de Dios sobre el Hombre.
¿Cómo es, pues, que Jesús rechace ser proclamado rey por la multitud?
Si los Evangelios, de muchas y variadas maneras, nos dicen que Jesús es rey, como se entiende que él, en el relato de hoy, se escape yéndose solo a la montaña?
Evidentemente la clave para entender todo esto está en la palabra apoderarse. El mismo Jesús ya había advertido, cuando Pilatos le preguntó si era rey, que su reino "no es como los de este mundo" (Juan 18:36).
Los reinos de este mundo nacen proclamados desde el Poder y funcionan con Poder. En el relato leído hoy, la multitud y los discípulos interpretan, con categorías de Poder, la acción de Jesús de compartir los cinco panes y los dos peces: todo lo que tenían (5 + 2 = 7. Número que significa totalidad). El evangelista lo dejará claro en la continuación del relato (que leeremos, fragmentariamente, los cuatro domingos próximos). La multitud, junto con los discípulos, ve en Jesús a alguien que puede solucionar sus necesidades. Por eso intentan apoderarse de él. En cambio lo que Jesús quiere es que descubran que lo que alimenta realmente al Hombre no es aprovecharse de la vida–entregada de los demás sino compartir todo lo que se tiene.
Jesús se exhibirá como rey y atraerá a todos hacia él (Juan 03:14 y 12:32) sólo en el Calvario, en forma de vida–entregada.
Este relato nos pone en guardia contra una tentación que tenemos todos los humanos, nos digamos o no discípulos de Jesús. La tentación de apoderarse de alguien. "Apoderarse" significa poner a alguien bajo el propio dominio; y esto se puede intentar con formas claras y directas o con formas sutiles y disimuladas. Podemos apoderarnos de alguien con la excusa de hacerle rey, o servirle, promocionarle, ayudarle, evangelizarle, educarle …
Las relaciones de Poder sólo tienen un resultado: deshumanización.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)