Traductor

miércoles, 12 de agosto de 2015

Asunción de María. Palabras y Palabrejas: “Isabel".

ASUNCIÓN DE MARÍA.


Palabras y palabrejas

"Isabel".
52. "Isabel". (… Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel).
Aunque la gran protagonista del relato de hoy es María, aquí me fijaré en la figura de Isabel, ya que sirve de contrapunto para poner de relieve el significado de María; del mismo modo que, en los Evangelios, el Viejo Testamento sirve de contrapunto para explicar mejor el Nuevo Testamento.
Todo el relato de hoy se centra en dos mujeres; en dos mujeres precisamente en cuanto que son mujeres. La breve referencia a Zacarías no tiene otra finalidad que señalar el "lugar" donde se enmarca el dinamismo de las dos mujeres.
Toda la escena visualiza perfectamente lo que ya se insinúa con el nombre de Isabel, que significa: Dios, plenitud mía. La plenitud que gráficamente se expresa en la gravidez de las dos mujeres y en los frutos de sus vientres.
En el vientre de Isabel, a pesar de ser vieja y estéril, hay un niño que queda quieto y pasivo hasta que escucha el saludo de María. Entonces, salta de entusiasmo. Toda la misión de este niño es preparar la llegada y manifestación del niño del vientre de María, el cual, cuando nazca, será el Primogénito (Lucas 2, 7). Primogénito de la Humanidad adulta.
Las dos mujeres representan la capacidad maternal de la Humanidad. Sus roles son consecutivos, pero diferentes.
  • Isabel (con su marido Zacarías, que significa "Dios recuerda") expresa la capacidad generadora de Israel, necesaria para preparar el nacimiento del Hombre. Sólo la llegada del Hombre pone en evidencia el éxito de la misión de Israel. "… Ella, que llamaban estéril, ya se encuentra en el sexto mes" (Lucas 1, 36). La presencia del embrión del Hombre hace que el Precursor salte de gozo, ya que, con él, llega a termino la misión de su Pueblo. Ha sido la misión de Israel, de los profetas, de la Religión, del Templo ("en casa del sacerdote Zacarías"), …
  • María, virgen porque tiene suficiente juventud y plenitud para alcanzar su capacidad maternal sin aquel concurso masculino que suele tomar la forma de "Poder". Ella recibe y acoge directamente la fuerza humanizante que proviene de Dios (Espíritu Santo). Ella proviene de Nazaret, Galilea de los paganos. Representa a la Humanidad que ha llegado al estado adulto y con plena capacidad generadora. El "fruto de su vientre" será el Primogénito de la larga saga ya prometida a Abraham.
Pero hay que evitar entender erróneamente los roles de Isabel y María. Ellas representan respectivamente el Anuncio y el Desempeño; la Promesa y su Realización; la Humanidad menor de edad y la Humanidad adulta. Pero no dividen la Historia humana en dos partes separadas, sino que nos muestran el proceso que se ofrece a cada ser humano de todos los tiempos. Cada nuevo ser, aunque haya nacido después de Cristo, debe realizar en sí mismo este proceso. Isabel está presente en cada humano, preparando lo que representa María, la joven "virgen" de Nazaret llena de iniciativa y capacidad generadora. Todos comenzamos en el "vientre de Isabel". Todos estamos invitados a madurar hasta nacer del "vientre de María".
Isabel y María son "parientes". Representan dos momentos de una misma familia que proviene de lejos y que se renueva continuamente: la Humanidad.
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)